En actividad escolar, reconocen a los habitantes que aún portan vestimenta tradicional de la comunidad indígena


Ometepec, 26 de enero. La escuela primaria intercultural bilingüe, Agustín de Iturbide, del pueblo amuzgo de Cochoapa en Ometepec, organizó una actividad en la cual reconoció a los adultos que todavía conservan el traje típico de la localidad, así también hizo que participaran sobre la leyenda, conocida por las demás comunidades de los municipios cercanos, sobre el motivo de la escasez de agua en esta población, una historia contada de generación a generación.

Los maestros, dirigidos por el director de la institución, Francisco Carpio Ramírez, citaron a los habitantes a presenciar una obra donde representaron la leyenda y como testigos de la veracidad de la historia estuvieron los adultos, en su mayoría de la tercera edad, que todavía conservan su vestimenta original, a quienes sentaron en la mesa de honor, como una muestra de la cultura que se quiere preservar, en el caso de la vestimenta, dijo Francisco Carpio.

Fueron los niños de la escuela quienes en la obra personificaron los protagonistas de la leyenda de La Culebra a hicieron –con el apoyo de sus maestros– las viviendas (redondos) hechas con zacate, los cerros, el arroyo, los árboles, la culebra y los tacuates (brujos) de Zacatepec, Oaxaca; luego realizaron la obra con expresión amuzga, mostrando cómo fue que los tacuates se llevaron a la culebra que se encontraba viviendo en medio del cerro del Diablo y del Tecomate y, que el motivo fue por la molestia porque en su paso por la comunidad no se le vendió ni regaló tortillas, según se cuenta.

Alrededor de 60 niños carecen del material, denuncia el director


Tecpan, 15 de noviembre. El director de la escuela primaria bilingüe para niños migrantes indígenas Octavio Paz, de Zihuatanejo, Manuel Salvador Rosas Zúñiga denunció que en ese plantel unos 60 niños carecen de libros de texto, debido a que la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), y su titular José Luis González de la Vega Otero, fue irresponsable en el envío de ese material a todas las escuelas de Guerrero. 

“De 420 alumnos que oficialmente están inscritos en el plantel, unos 70 carecen de libros de texto, es decir que dos de cada 10 menores están sin libros, lo que representa un problema para la calidad de su educación”, puntualizó y recalcó que la SEG y su titular no ha tenido la capacidad de cuando menos tener los materiales mínimos y necesarios para dar una atención de acuerdo con los objetivos que traza el propio sistema. 

Fijó que los alumnos están sin esas bibliografías desde agosto, cuando inició el presente ciclo escolar, situación que, a pesar de que ya se reportó constantemente al titular de la delegación de los Servicios Educativos de Costa Grande, Fernando Leyva Sotelo, éste ha sido indiferente a las solicitudes, aun cuando la dirección de la escuela efectuó todos los procedimientos que indicó el funcionario. 

Contó que al inicio del presente ciclo escolar, cuando reportó que hicieron falta libros a los alumnos de su escuela, el delegado regional le pidió que reportara el caso al almacén regional en Zihuatanejo y que enviara reportes para que se resolviera a favor, sin embargo, dijo que a pesar de que se siguieron todos esos pasos a la fecha los libros no llegan.

Agregó que tan sólo en primer año, en el que están inscritos 68 menores, 21 carecen de libros de texto, y añadió que “ese problema no puedo resolverlo pidiéndole ayuda a los padres de familia ni a las autoridades del ayuntamiento, es responsabilidad de las autoridades de la SEG dotar a las escuelas de ese material, situación que no sucede actualmente”. 

Rosas Zúñiga reprochó que las autoridades educativas del estado son indiferentes a las necesidades de las escuelas bilingües, ya que en el caso de la suya, las aulas fueron hechas por los padres de familia, porque las que estaban se dañaron por las lluvias de la tormenta Manuel. 

El inmueble es 42 años antiguo; lo dañó más el último temblor

Padres de familia y estudiantes de la escuela primaria Plan de Ayala, ubicada en la colonia Emiliano Zapata, bloquearon de manera total el bulevar Vicente Guerrero desde poco antes de las 9 de la mañana, uno de los principales accesos carreteros al puerto de Acapulco, para exigir la reparación del plantel donde estudian sus niños, pues tiene más de 40 años de antigüedad.

La manifestación concluyó poco después de las 10 de la mañana, luego de que, hasta el sitio, acudió el delegado de los servicios educativos de la región Acapulco-Coyuca de Benítez de la Secretaría de Educación Guerrero, Alfredo Miranda Vergara, quien se comprometió a gestionar una mesa de trabajo para buscar la mejor manera de resolver el conflicto.

Debido al sismo del pasado jueves de 8.2 grados en la escala de Richter, ocurrido frente a costas de Chiapas, paredes de la escuela sufrieron nuevas cuarteaduras, que se suman a las afectaciones que tenía el centro educativo, producto del sismo del 21 de agosto de 2013, de 6 grados en la escala de Richter, que tuvo epicentro 21 kilómetros al oeste de San Marcos.

Debido a ello, aproximadamente 600 niños, divididos en 18 grupos, iniciaron clases este ciclo escolar en la cancha techada, entre las jardineras y pasillos de la escuela, ubicada en una colonia de alta marginación y considerada de alto riesgo.

Solicita que haya agentes viales a la hora de la salida


El director de la escuela primaria Manuel Ávila Camacho, ubicada en el centro de la ciudad, Inocente Pacheco Sánchez, dijo que es necesaria la demolición y reconstrucción del plantel, ya que es muy antiguo y está en malas condiciones.

Luego de la ceremonia de inicio oficial del ciclo escolar 2017-2018 encabezada por el alcalde Evodio Velázquez Aguirre y su esposa Perla Edith Martínez, declaró que la directora saliente envió oficios al gobierno del estado para solicitar la demolición de la escuela, la cual ya estaba programada, pero no les dieron fecha.

Comentó que la demolición es necesaria porque el equipamiento eléctrico de la escuela está en malas condiciones y constantemente tienen problemas con la luz. “La escuela ya es muy vieja, ya necesita demolerse, su equipamiento eléctrico está hecho un caos y seguido tenemos problemas de electricidad; necesitamos una completa demolición de la escuela y que se haga nueva”.

La primaria Manuel Ávila Camacho cerró el pasado ciclo escolar con 545 alumnos y se espera que en este nuevo ciclo aumente la matrícula.

En cuanto a la seguridad, el director de la escuela comentó que los ciclos escolares pasado y el antepasado tenían dos militares que hacían vigilancia en la entrada, únicamente en el turno matutino, y que esperaba que este año también cuenten con el apoyo de el Ejército.

Archivo

« Febrero 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28