La Jornada Guerrero - Elementos filtrados por fecha: Jueves, 01 Marzo 2018

En meses anteriores el promedio era 6.3%; disminuyó muy poco, pero se contuvo, dice

Comenta que hay una operación de seguridad enfocada precisamente a los sitios de taxis en el puerto


El gobernador Héctor Astudillo afirmó que pese a los asesinatos del miércoles, febrero no alcanzó el tope de 6.3 de asesinatos promedio en meses anteriores que ocurrían en Acapulco y se colocó en solo 6; aunque consideró que eso no significa más que “disminuyó muy poco” la incidencia, al menos implica que se pudo contener el número de homicidios diarios.

En entrevista, al participar en el aniversario de la Sala Regional del Pacífico del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, el mandatario señaló que, en el caso de Chilapa, ya llegaron los 500 soldados para reforzar la seguridad en esa zona, y mencionó que en el caso de Acapulco la estrategia sería distinta, porque en el puerto son varios los grupos delictivos los que están operando.

En relación con los hechos violentos del miércoles, donde fueron atacados a balazos dos sitios de taxis con saldo de dos personas muertas, el mandatario comentó que hay una operación enfocada precisamente a los sitios de taxis, y lamentó las muertes ocurridas en la víspera.

Aun así, dijo, “con los asesinatos del día de ayer no llegamos al 6 en el mes, esto es que disminuyó muy poco pero no llegó al margen del 6 que en ocasiones lo han pasado hasta el 6.3, con el cierre de los números en 28 días no llegamos al 6 pero por supuesto hay que bajarlo, hay que bajarlo a 5, hay que bajarlo a 4 y hay que bajarlo a 3 pero es una serie de acciones”.

Recordó que ya había pasado tres días sin que hubiera ni un asesinato, pero de pronto se eleva el número de víctimas.

Publicado en Sociedad y Justicia
Viernes, 02 Marzo 2018 00:05

Feminicidios de Ciudad Juárez a Chilapa

Los asesinatos de mujeres en México tienen su antecedente más representativo en Ciudad Juárez, con una ola de feminicidios a gran escala en la década de 1990. Ciudad Juárez, Chihuahua, a tres kilómetros de la ciudad fronteriza El Paso, Texas, que es uno de los puntos fronterizos más transitados. En el contexto del narcotráfico y de la consolidación del Cártel de Juárez, que controló esta ciudad fronteriza, se vio incrementado el feminicidio, en medio de una ola de inseguridad y de una presencia policiaca y militar sin precedentes, eran los tiempos de la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

El TLC provocó un fuerte intercambio con Estados Unidos impactando la actividad económica fronteriza, el establecimiento de maquiladoras, de productoras textiles que concentró a grandes masas de fuerzas de trabajo de todo el país y trabajadores sometidos a una explotación laboral, trabajan en forma precaria, con bajos salarios, sin prestaciones ni garantías laborales, jóvenes mujeres que encontraron en la maquila una fuente de ingresos para sus familias.

El fuerte machismo, las rutas del trasiego de droga, la alta concentración poblacional de mujeres que se dedican a la maquila provocó una oleada de violencia de género, el desierto se convirtió en cementerio, con cadáveres de mujeres violadas y abandonadas a la intemperie, ellas con un común denominador, muy jóvenes menores de 25 años y de escasos recursos económicos, abusadas sexualmente, estranguladas, baleadas, acuchilladas, con huellas de tortura y vejación; tan solo en el periodo de 1993 a 2005, se registraron 379 feminicidios, pero las organizaciones no gubernamentales han señalado que después de 2010 se pudieron haber generado 300 feminicidios más. En sus inicios este fenómeno fue negado por el Estado, los casos no fueron investigados, las víctimas fueron estigmatizadas y revictimizadas, señalándolas como culpables de su infortunio, a lo largo de este tiempo fueron detenidos varios sospechosos, algunos fueron condenados, otros salieron libres al comprobarse que fueron obligados a confesar estos crímenes bajo tortura.

Publicado en Artículo
Viernes, 02 Marzo 2018 00:05

Aritmética y periodismo

Suelen los números jugar malas pasadas a los periodistas, un poco por la presión de la hora de cierre de edición y otro poco por su falta de pericia aritmética.

Hace unos años –en una administración estatal que ya pasó– cayeron en un error de este tipo y acabaron reforzando una versión engañosa de las autoridades de seguridad pública: un día antes de que el Operativo Acapulco cumpliera un año, estas convocaron a conferencia de prensa para anunciar su conclusión. Sin incluir el día que habría completado el año, la cifra de homicidios en el puerto era menor en 0.8 por ciento a la del año anterior. La versión oficial redondeó este número y anunció por todo lo alto una reducción de 1 por ciento en un año de operación. Y así lo informaron los medios de comunicación: En un año, reducción de 1 por ciento en homicidios, apegados al guión oficial. Pero no era un año y no era 1 por ciento. Y al día siguiente de esa conferencia de prensa, justo en el día que la operación habría completado el año, fueron hallados siete cadáveres en la parte alta de la colonia Icacos. De haberlos incluido en el conteo, la cifra de muertos se habría disparado y habría mostrado la inutilidad de la operación.

Pero los medios no supieron interpretar esos números, o no quisieron ocuparse de ello, y prevaleció la versión oficial.

Años después, viene bien reflexionar en términos aritméticos.

La mayoría de los meses del año tienen 30 y 31 días. Siete meses tienen 31 días, y cuatro tienen 30 días. Suman 337 días. Febrero –el único que falta en esta lista–puede tener 28 o 29 días, según que el año sea bisiesto o no.

Así, puede decirse que los meses “grandes” tienen en promedio poco menos de 30.64 días.

Si durante estos meses “grandes” hubo, también en promedio, 6.3 asesinatos, eso significa que en promedio hubo 0.206 homicidios cada día. Luego, al multiplicar esta cifra por los 2.64 dias que le faltarían a febrero para ser igual que los otros meses, resulta 0.54, lo cual sumado a los seis muertos que hubo en el mes, da por resultado 6.54 homicidios, cifra que es mayor al promedio anterior de 6.3.

En conclusión: no hubo disminución en febrero; por lo contrario, hubo un ligero aumento, por la sencilla razón de que la comparación es entre un mes de 28 días y varios meses promedio de 30.64 días.

Aparte está el tema de la percepción personal, que es una apreciación subjetiva a partir de hechos objetivos. Tal percepción puede estar influida por las experiencias individuales, por los temores propios, por el ambiente cotidiano en que se desenvuelve el sujeto.

En el caso de Acapulco, tanto los hechos objetivos como la percepción personal no parecen mejorar.

Publicado en Editorial

Archivo

« Marzo 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31