Arrepentidos

Escrito por  Javier Soriano Guerrero Jul 08, 2018

Andrés Manuel López Obrador siempre ha sido el blanco de críticas y denuestos desde mucho antes que fuera jefe de gobierno del entonces Distrito Federal.

El tabasqueño siempre ha sido un personaje polémico, desde su natal Tabasco hasta la actualidad, ya como presidente electo de la República.

Pero lo que nos interesa hoy es la cantidad de ataques y difamaciones contra López Obrador durante la campaña 2017-2018, principalmente las que le dirigieron personajes mexicanos destacados.

Entre los que más se ensañaron con sus señalamientos contra el candidato de Morena a la presidencia fue el ex presidente Vicente Fox, quien, incluso, amenazó que él personalmente evitaría que llegara a la presidencia.

Continuamente Fox difundía videos en redes sociales en contra de AMLO, atacándolo en diferentes formas.

Pero, ¡oh!, algo que no esperaban los detractores de López Obrador es que ganara y con tan grande margen que tuvieron que tragarse sus palabras y, finalmente, doblar las manos y presentar sus respetos al presidente electo de México.

Empresarios que no estaban de acuerdo con el programa económico de Andrés Manuel; políticos que no querían perder el hueso, gente de la farándula que amenazó con irse del país si ganaba el tabasqueño, todos, a final de cuentas, tuvieron que aceptar la realidad y el triunfo de López Obrador.

Los que prometieron irse de México pensaron que los mexicanos les iban a rogar que no se fueran, pero no son tan famosos ni necesarios como ellos se creían, y al menos hasta hoy, parece que nadie se ha ido. Ni se irá, como dijo don Teofilito.

Ahora bien, estaba leyendo un comunicado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) firmado por el subcomandante Galeano, donde habla que la ilusión por el triunfo de Andrés Manuel López Obrador pronto se volvería desilusión, pues es más de lo mismo.

Dentro de los argumentos que menciona el zapatista es que a final de cuentas el dueño del balón sigue siendo el mismo, pues no importa el equipo que gane, el dueño del balón no pierde.

Incluso, el Ejército Zapatista externó su temor a que, por estar atentos al triunfo “avasallante” de Morena y sus aliados, no se atienda a la realidad, como las víctimas por la violencia. Pero Alicia Bárcena se dice dispuesta a apoyarlo.

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de Naciones Unidas, Alicia Bárcena, dijo que “le encanta la idea” de poder colaborar con el gobierno de López Obrador.

En abril pasado, el EZLN afirmó que los “poderes fácticos” no permitirían el triunfo de López Obrador, candidato de la alianza Juntos Haremos Historia, en el presente proceso electoral presidencial. Galeano añadió que “la hidra capitalista está enloquecida, va por todo y por todos”. Por lo que no permitiría un triunfo “como el que pretende encabezar Andrés Manuel López Obrador”.

Reiteró que el capital “va por todo y no va a permitir Lulas, ni Dilmas ni Kirchner, ni Correas, ni Evos, ni López Obrador, ni como se llame cualquier cosa que ofrezca un respiro”.

Vemos quién es el subcomandante Galeano (antes Marcos). Es quien encabezó al EZLN cuando irrumpió en el estado de Chiapas el 1º de enero de 1994, precisamente el día de entrada del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El origen de la declaración de guerra que lanzó el EZLN contra el gobierno federal en aquella fecha fue cuestionando al sistema político mexicano sobre sus promesas de modernidad. Su objetivo era el derrocamiento del presidente elegido y el establecimiento de una democracia participativa. Cabe aclarar que, al principio, de ser un movimiento marxista leninista, cambia la estrategia de imagen al autocatalogarse como grupo que reivindicaba los derechos indígenas, quizás previendo que una imagen de guerrilla dura e ideológicamente desconectada de la mayoría del pueblo mexicano, no causaría la empatía ni el apoyo deseado, cuestiones que no se mencionan en la Primera Declaración de la Selva Lacandona.

Después de varios días de “batallas” y varios años de aquellos sucesos, los indígenas de Chiapas y del país continúan en la misma situación precaria de siempre, sin que la guerra zapatista lograra ninguno de sus objetivos. Eso sí es decepción.

Lo que sí ha logrado el subcomandante Galeano es estar en los reflectores cada vez que considera conveniente para que sepan que existe.

Dejen que el pueblo juzgue si tuvo razón al elegir a López Obrador como su presidente, si cumple los cambios que tanto pregonó, pero no sean videntes y nos quiten el entusiasmo que en estos días nos embarga a la mayoría de los mexicanos. n