El partido concluyó

Escrito por  Sergio Ferrer Jul 02, 2018

Te dan 500 por candidato, son 4, dos mil pesitos. En la Montaña varias personas denunciaron informalmente la compra de votos, lo comentaban en las conversaciones de calle, también en las redes sociales. Lo mismo en comunidades que en colonias de Tlapa. Incluso, medios locales dieron cuenta de la detención de operadores del PRI en Mixtecapa, comunidad asentada en la Montaña, perteneciente a San Luis Acatlán, con dinero y armas. La Policía Comunitaria de la CRAC-PC los remitió a la Casa de Justicia. En otra parte de la región, un grupo de policía comunitaria con base en Tlatlauquitepec, detuvo al actual alcalde de Zapotitlán Tablas con armas y dinero. En un área nahua de Tlapa, gente acuso a presuntos simpatizantes del PT que con machete en mano amedrentaban a las personas que recorrían los caminos. Otro connato de incidente ocurrió entre perredistas y priístas.

Una opción para comprar la voluntad y mofarse de la democracia fue la propuesta de dinero en efectivo. Otras, usando recurso público o bien habiéndose hecho de fondos de dudosa procedencia, compraron desde licuadoras, trastes además de prometer obras específicas o idilios de proyecciones fantasiosas para un municipio cuya cabecera carece de algún plan a largo plazo para una mejor urbanización y respeto al medio ambiente.

En tanto que se percibió un afán de votar por parte de ciudadanas y ciudadanos no desencantados de la acotada democracia, sigue existiendo el acarreo, los arreglos que promueven la división y la confrontación y claro, un porcentaje de la población que recibió dinero por votar por tal o cual candidato. El uso de partidos por parte de personajes que se pasean en el andador político sin propuestas decentes cambiando de color también fue un hecho, de aparente izquierda a derecha, de derecha izquierda, claro, por llamarle de cierta manera a una forma de hacer política plagada de intereses personales y carencia de una base de propuestas con contenido más allá de las promesas recurrentes que nunca llegan.

Una misión importante para la ciudadanía que se entusiasmó al ir a votar este domingo es darle continuidad a su elección, no solo esperar a cada lapso para meter una papeleta y dar por terminado su función dentro del esquema que validó. Debemos ir más allá, demandar a los ayuntamientos audiencias públicas, romper el cerco de la información, llamar a la transparencia y considerar la necesidad de que un cambio no sea a través del funcionario que en sí tendrá ya la obligación, viene de la sociedad que decida encausar los procesos para su bienestar y el de las generaciones que vienen o están creciendo.

Es necesario saber cómo funcionan las partidas presupuestales, qué tenemos derecho a proponer, cómo funciona y para quiénes; la representatividad en las cámaras. La mezcla de recursos, la división de los ramos. Será que muchos no es que nos vayamos a volver expertos pero no podemos cerrar los ojos porque allí es donde sabemos de raíz que los recursos pueden ser bien ejecutados, los impuestos debidamente utilizados y no berrear cinco minutos al saber que tal o cual ex gobernador o ex alcalde se robaron millones de pesos. Claro, en este andamiaje es trascendental la honestidad de los funcionarios públicos en los organismos encargados de vigilar estos tópicos.

Los temas son varios, no solo es pensar en los “beneficios” de los programas gubernamentales, o de las obras de construcción o caminos, ni de los pequeños apoyos para las fiestas de los pueblos o jaripeos. Es relevante, considero, tener conciencia de la cuestión del medio ambiente, del reciclaje, de la contaminación de los ríos, de los mantos acuíferos, de los riesgos del fertilizante y agroquímicos, tan gratuitos y tan dañinos, de la cultura para la paz, de la atención a personas en condiciones de vulnerabilidad, de la cuestión de la erradicación de violencia contra la mujer, del acceso al derecho a la libertad de expresión. De construir una base alimenticia, psicosocial, educativa para la niñez y juventud con verdaderos estándares que permitan su sano desarrollo, que decir de la alerta lamentable en la que viven los pueblos y ciudades como si se estuviera en guerra donde las graves violaciones a los derechos humanos son el dolor de cada día de mujeres y hombres que habitan Guerrero.

En el estado, queda una elección pendiente, la primera por usos y costumbres para nombrar a autoridades municipales para el periodo que abarca desde este año hasta el 2021 que se efectuará el 15 de julio en Ayutla de los Libres. Ésta será a través de asambleas comunitarias que den pauta para la asamblea comunitaria de representantes. Un ejercicio que deberá ser observado para conocer si dará buenos frutos para las comunidades indígenas de aquel municipio de la Costa Chica. A nivel nacional, es bueno recordar que existió una propuesta indígena cargada de una fuerza simbólica, la de María de Jesús Patricio, Marichuy, quien tuvo una campaña como precandidata a la presidencia respaldada por el Concejo Indígena de Gobierno.

Formalmente no alcanzó los requerimientos muro para aparecer en la boleta, sin embargo, existe una esencia y un fondo que la hizo visitar diversos lugares del país, del México olvidado y del México que ha sido oprimido, asesinado, desaparecido, invisibilizado, discriminado.  La voz indígena no ha muerto, Las palabras y las tareas tienen una vigencia frente a los proyectos extractivistas y depredadores de la vida que buscan colocar sus tentáculos en territorios sagrados usando cualquier tipo de estrategia para arrebatar lo que debe ser cuidado.

Existen ejemplos de otras formas de gobierno, tal es el caso de Cherán que en 2011 decidió contrarrestar los embates violentos del crimen organizado y la colusión de autoridades para proteger su territorio y  formar un Concejo Municipal Indígena seleccionado por usos y costumbres, allá en el vecino Michoacán.

En este proceso electoral hubo rebeldía en contra de los partidos políticos por parte del Concejo Ciudadano de Nahuatzen que se plantó en caminos para evitar la instalación de casillas, respaldado por el Consejo Supremo Indígena de Michoacán, “en defensa de la libre autodeterminación de las comunidades originarias”.

El descontento con la corrupción que encabezan los partidos debe extinguirse. Resulta necesario replantearse la necesidad o no de partidos políticos y el gasto que se deriva de su existencia. Una ruta nueva, que dote de un respiro a la población y le permita darse cuenta de la necesidad de atender los problemas en conjunto, de la necesidad de no recibir dádivas ni dejar crecer la química de la tragedia, considerar que necesitamos dar pasos consistentes sin olvidar a la naturaleza, sin olvidar nuestra esencia.

Este día puede ser el del cambio, el de la decisión personal que se vuelva colectiva, el de estar alertas y convencidos de que es el pueblo el que puede defender al pueblo. Que con la participación cotidiana se podrá pensar en un modelo útil que considere las necesidades y debilidades de una sociedad a la cual le han vertido manías y perversiones al grado tal de normalizar la violencia o caer en la indiferencia. n