Este soy yo

Escrito por  Ginés Sánchez Jun 26, 2018

Este soy yo es el documental acerca de Andrés Manuel López Obrador, un escueto resumen de su trayectoria, una semblanza del personaje, del único líder social, político e incluso espiritual que ha habido en México desde hace décadas. Producido por Argos, empresa de Epigmenio Ibarra, lo muestra tal cual es; en cosa de sólo una hora es capaz de destruir cualquier mito, incluidas las calumnias que sean, que se han inoculado, a manera de veneno, por un grupo minoritario de abyectos, sin duda, no muy patriotas que digamos.

Desde su niñez, en el pueblito Tepetitán, en Macuspana, Tabasco, hasta nuestros días, pasando por sus tiempos de estudiante universitario, sus luchas incansables y el indeleble y admirable trabajo que desarrolló, en su juventud, con los mayas chontales de aquel estado se puede ver en el citado video.

Lo increíble es que, incluso ante la andanada de un supuesto documental o serie, nombrada Los populismos en América Latina, en que se pretendió equipararlo con viles dictadores y sátrapas de la región, y que tuvo una inusitada y misteriosa promoción, tanto en los medios de comunicación e Internet, como en anuncios espectaculares y de autobuses urbanos en varias ciudades del país, este documento audiovisual permanezca escondido en la plataforma de videos en Internet YouTube, con sólo poco más de 700 mil reproducciones.

Si este video se hubiera promovido, con escasos recursos asignados a la campaña, exhibiéndose tal vez en cines, televisión, o haciéndolo viral en Internet por medio de los cientos de miles de activistas pro-AMLO, o, ¿por qué no?, repartiéndolo por las calles en formato DVD, habría derrumbado los potenciales miedos infundados que podrían aún existir, sólo con verlo, hasta del más recalcitrante detractor, que todavía los hay, pero sin lugar a dudas en mucha menor medida que en años anteriores, del ex jefe de Gobierno de lo que hoy es la Ciudad de México.

O hizo falta imaginación en el equipo de campaña o hay ya un exceso de confianza; pero, aunque las encuestas le den amplísimo margen, los daños causados con la campaña de odio y miedo del ya no tan cercano 2006 perviven en algunos, y sería de vital importancia que se fueran atemperando estos pensamientos erróneos y sentimientos obsesivos y sin sustento.

Este soy yo demuestra que en México nos hemos equivocado, de fea manera, con respecto del candidato presidencial de Morena, el único ser humano que conoce hasta el último rincón del país.

Ojalá que no continúe escondido y subutilizado este valioso documento, que ya está realizado, y por cierto, sin erogar prácticamente nada de los dineros del erario.

El que lea estas líneas y no lo haya visto, hágalo, es algo que realmente vale la pena.