El vaso

Escrito por  Javier Soriano Guerrero May 20, 2018

Ayer empezaron las campañas para las alcaldías de Guerrero. Están tan cotizadas esas plazas que hay demasiados candidatos para los mejores municipios; en Acapulco nada más son diez aspirantes; pocos de ellos tendrán alguna posibilidad de ganar, otros ninguna, pero la cosa es hacer ruido para justificar que existen, tanto ellos como los partidos que los apoyan y los dineros que se gastan.

Esperemos que gane el mejor.

Ahora vayamos a lo que más nos interesa, las campañas presidenciales. Hoy domingo en la noche se llevará a cabo el segundo debate, ahora con sólo cuatro candidatos, ya que como todos saben la Margarita se deshojó antes de tiempo.

El debate de hoy tendrá tres temas a discutir: comercio exterior, inversión y migración, y se transmitirá desde Tijuana, Baja California. Los tres temas tienen un factor común: el exterior. En el primer caso, el comercio, los presidenciables deberán presentar sus propuestas de cómo lo manejarían. Principalmente entraría en el debate el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que aún sigue en pláticas para modernizarlo entre México, Estados Unidos y Canadá. El coloso del norte no tiene prisa por firmar su actualización; sin embargo, a nuestro país le urge que sea confirmado antes de las elecciones, lo cual se ve difícil que ocurra, pues quedan escasos 40 días para el primero de julio. Pero nada es imposible.

El segundo tema: inversión. Los aspirantes a dirigir nuestra nación deberán mostrar su estrategia para atraer inversiones, brindándoles seguridad jurídica y seguridad pública, principalmente. Esperemos que nos aclare cada quién cómo piensa convencer a la gente del dinero, extranjeros, principalmente, de que México es su mejor opción para invertir.

El tercer tema: migración. Aquí sí va a estar más difícil convencer a nuestros paisanos para evitar que emigren a otros países en busca de mejor futuro.

En primer lugar, los candidatos deberán ofrecer mejores opciones a los mexicanos para que no abandonen sus tierras y su país. Pero es tanta la necesidad y tanto el deseo de buscar el modo de vida americano que, a pesar de Trump y de todos los obstáculos y muros que puedan encontrar durante su viaje al territorio estadunidense, nuestros paisanos siguen buscando la forma de llegar a aquellas tierras tras el billete verde, los dólares.

Donald Trump ha endurecido la política migratoria de su país, ha intensificado la vigilancia y la deportación de los migrantes ilegales, los ha llegado a llamar “animales”; está gobernando a base de “tuits” insultando a México y a sus habitantes un día sí y otro también, pero es más la tentación de ir por el billete verde que el riesgo que puedan correr durante la travesía.

Sobre este último tema, nuestras actuales autoridades federales han respondido en forma tibia a los insultos del mandatario estadunidense. Los candidatos manifestaron que de ganar la Presidencia harían lo siguiente:

López Obrador: Ya vamos a llegar nosotros, y cada vez que lance un tuit habrá otro de regreso, va a tener que aprender a respetar. También dijo que cuando gane la Presidencia va a trabajar fuertemente para que los mexicanos no tengan la necesidad de emigrar.

Ricardo Anaya: Exijo una disculpa pública del presidente de Estados Unidos; no se puede comparar a los migrantes, gente trabajadora y honesta, con animales. También manifestó que la respuesta del gobierno mexicano a este insulto ha sido tibia e insuficiente. José Antonio Meade: Lamentó que Trump haga política exterior a tuitazos. También declaró que cuando sea presidente hablará de frente, sin miedo y con dignidad con sus interlocutores; defenderá la dignidad e intereses de México y de los mexicanos en todo el mundo.

Jaime Rodríguez El Bronco: no se ha pronunciado hasta donde sé sobre este tema ni ningún otro sobre política exterior. Hasta ayer todas sus propuestas están enfocadas a nivel nacional.

Ahora bien, de todo esto ¿qué sacamos en concreto?

Precisamente, a eso vamos. Metafóricamente tenemos un vaso vacío, queremos llenarlo con las mejores propuestas realistas de los candidatos. ¿Cuál será el principal ingrediente que nos brindarán los presidenciables para llenar o medio llenar nuestro vaso?

Entre los principales argumentos tenemos, por un lado: esperanza, cambio; apoyos al campo, a estudiantes, a jóvenes para el primer empleo. Por este lado, hay desconfianza, dudas de honestidad, desamor al país, apoyo a la gente del dinero. Por este otro lado, continuidad, corrupción, impunidad; promesas, promesas y más promesas, todas ellas huecas. Y, por este último lado, la principal, cortarle las manos a los corruptos. ¿Con qué llenaremos nuestro vaso? n