Siete pasos

Escrito por  Javier Soriano Guerrero Abr 29, 2018

Hoy domingo arrancan las campañas políticas de los candidatos a los cargos de elección popular a nivel local, es decir a nivel estatal, y el 19 de mayo a alcaldes, por lo que se intensificarán las promesas, reuniones, visitas a domicilio y los anuncios en radio, televisión y el Internet. Nos saturarán de todo esto.

Mientras agarran fuerza estas acciones dejaré de lado la política para comentarles algo totalmente diferente; espero sea de su agrado.

El último viernes de cada mes, en la clínica del ISSSTE de Acapulco, se ofrecen pláticas para los enfermos de diabetes, cada mes con diferentes temas y diferentes ponentes. En esta ocasión me tocó asistir.

La plática fue impartida por la doctora y educadora en diabetes Sonia Cuevas Linares con el tema de los siete pasos para llevar mejor la enfermedad, a la que asistieron hombres y mujeres con diabetes, de diferentes edades, quienes siguieron la charla con interés participando activamente en ella.

Los siete pasos consisten en: primero, come saludable y sabroso. Muchas personas, cuando nos hablan de dietas hacemos gesto de rechazo, pero en esta ocasión se trata de, precisamente, señalar los alimentos que nos pueden ayudar a conservarnos saludables, sin que tengamos que sacrificar el paladar ni el gusto por la comida.

La recomendación principal es comer lo natural, como frutas y verduras; en menor cantidad los granos y cereales, y en ocasiones todavía menores las carnes rojas y las procesadas, como jamón, salami, salchichas, tocino.

Obviamente, todo esto con medida, aunque nos guste demasiado algún platillo o alguna fruta, debemos consumirlas en la cantidad recomendada, que es lo que quepa en una mano. También debe ser variada, o sea comer diferentes frutas. Si hay antojo de, por ejemplo, un pastelillo o un tamal, debe uno darse el gusto, pero no tan seguido.

Paso dos: mantenerse activo. Esto es dejar la vida sedentaria, evitar estar todo el día sentado, ya sea trabajando o viendo la televisión. Muchos decimos: es que no tengo tiempo. Pero si se organiza uno en su tiempo, sí es posible, incluso mientras vemos televisión podemos pararnos a estirar las piernas, los brazos, hacer flexiones de tronco, etc.

Si el ejercicio se hace en lugares adecuados, en un parque, un gimnasio, debe ser con ropa adecuada para evitar algún accidente o malestar posterior. Debe empezarse gradualmente y en forma pausada para evitar desgarres o lastimarse las rodillas, principalmente. Iniciar con diez minutos de ejercicios, e ir aumentando el tiempo poco a poco así como su intensidad.

Paso tres: monitorizarse. Los enfermos de diabetes deben checarse mínimo tres días a la semana su nivel de glucosa, para poder controlar a tiempo la enfermedad y evitar sustos al subir o bajar demasiado el azúcar en la sangre para que no llegue el coma diabético.

Paso cuatro: Toma tus medicinas. El tratamiento debe ser llevado conforme fue recetado por el médico, en los días, horas y dosis señaladas. Evitar la automedicación o hacerle caso a las recomendaciones de la amiga, comadre, vecina, de consumir tal o cual yerba contra la diabetes.

Paso cinco: Resuelve problemas. Vivir de la forma más tranquila posible, sin disgustos, sin estrés, sin apropiarse de los problemas de otros. Resolver nuestros problemas nos permitirá estar más tranquilos de mente y cuerpo, dormir más profundo, despertar más descansado; ver con más optimismo la vida.

Paso seis: evita complicaciones. Esto es, para los diabéticos, llevar bien el control de los medicamentos, en sus horas marcadas, no esperar tener la glucosa al tope para tomar apuradamente la medicina. Evitar los alimentos y bebidas que nos pueden alterar los niveles de azúcar en la sangre, como beber alcohol, fumar, desvelarse, tener disgustos. Consumir mucha azúcar o sal, también daña nuestro organismo, así como las grasas contenidas en las carnes rojas.

Paso siete: ser positivo. Sonreír a la vida, a la gente. Tomar las cosas por el lado positivo; no ver el vaso medio vacío, sino medio lleno. Evitar el gesto gruñón, rodearse de gente que tenga pensamientos positivos, evitar a las personas amargadas, a las que protestan por todo.

Todas estas recomendaciones no sólo funcionan para las personas con diabetes, sino para todo el mundo, para mantenerse sano el mayor tiempo y llevar una vida más plena, llena de tranquilidad y optimismo.

Pero lo principal de todas estas recomendaciones es que sirven para evitar enfermarse, no sólo de diabetes, sino de cualquier malestar. Ya lo dice el refrán: más vale prevenir que lamentar.

La plática impartida por la doctora y educadora en diabetes Sonia Cuevas Linares me pareció interesante e instructiva, por eso creo que también a ustedes les va a ayudar para llevar la vida con más optimismo y placer.

Espero que así sea. n