Deja Mancera a la CDMX en ruinas

Escrito por  Esthela Damián Peralta Abr 11, 2018

Una ciudad en ruinas es lo que dejó Miguel Ángel Mancera luego de renunciar a la Jefatura de Gobierno capitalino el pasado 29 de marzo, para buscar un escaño en el Senado por la vía de una candidatura plurinominal y promover los gobiernos de coalición.

Los damnificados del sismo del 19 de septiembre quedaron en la incertidumbre al no existir un programa claro sobre la reconstrucción de sus viviendas.

A más de seis meses, ni siquiera existe un censo oficial y definitivo que dé cuenta de la magnitud del número de familias que resultaron afectadas; muchos continúan viviendo en campamentos, y una respuesta clara sobre su futuro no existe.

Damnificados aseguraron que la salida de Mancera les generó gran preocupación porque no dejó establecidos los mecanismos para acceder al fondo de reconstrucción, sino un paquete de beneficios para acceder a los programas que marca el gobierno de la Ciudad de México, y eso no es un estatus de atención a los damnificados en apego a los derechos humanos, sino unos programas direccionados de manera clientelar que no abonan a la resolución de las etapas.

Se desconoce el número total de damnificados. El censo oficial no ha concluido, y los afectados reclaman que la Plataforma CDMX, la cual debería tener ese detalle de información, no es un reflejo de edificios y personas afectadas.

Entre los grandes pendientes que dejó el jefe de Gobierno estuvo la reunión con los damnificados.

Por otro lado, Los órganos de procuración de justicia y seguridad de la CDMX no han sido los adecuados en el combate a narcomenudeo, homicidio y robo a mano armada, pues siguen aumentando los puntos rojos en el gobierno capitalino.

La ciudad se encuentra deteriorada, y resulta cuestionable el trabajo de investigación de la Procuraduría, pues la percepción es que la policía no hace su labor.

El hecho de que quedaran muchos casos impunes creó más factores para la delincuencia y la violencia; la ciudad quedó en un momento difícil en que se tiene que replantear la Procuraduría para cambiarla a una fiscalía. También se debe dejar un informe de cómo se deja la policía, para saber en qué se tiene que ocupar el nuevo gobierno con rapidez.

Quien fue procurador capitalino en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, Bernardo Bátiz, señaló que la administración de Miguel Ángel Mancera puso énfasis en los ingresos que podía obtener la autoridad policiaca mediante parquímetros, grúas, fotomultas, y, por tanto, se descuidó la vigilancia de las calles y la seguridad pública.

De acuerdo con el Observatorio Ciudadano de la Ciudad de México, los delitos como el robo con violencia, el robo a transeúnte, el homicidio culposo, el robo a negocio, el robo a casa habitación y el robo a vehículo son los que más se cometieron en 2017.

En 2017, en la Ciudad de México, los homicidios dolosos, el robo a transeúnte, a casa habitación, a conductores de vehículos, a clientes en restaurantes y a usuarios de transporte público se incrementaron considerablemente, según estadísticas de la Procuraduría capitalina.

Se encendieron las alarmas en las cifras de robo dentro del Sistema de Transporte Colectivo Metro, que aumentó 226 por ciento, al igual que el robo a restaurantes y comensales, que se triplicó en este mismo año. De apenas 23 casos que se registraron en 2016, hasta diciembre de 2017 se abrió un total de 87 carpetas de investigación.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) afirma que en 2017 se denunciaron un millón 817 mil 61 delitos de todo tipo en las agencias del Ministerio Público

A esto se suma que el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) dio a conocer que de 2014 a 2017 ha documentado 647 muertes de mujeres en la Ciudad de México, pero sólo 228 de las investigaciones fueron abiertas como feminicidio, en tanto que 419 se investigan como homicidios, “pese a la presencia del componente de género, que obligaría a investigarlos y sancionarlos como feminicidio”.

La tasa de feminicidios también se agravó: En 2016 el registro fue de 0.9 por cada cien mil mujeres, mientras que en 2017 fue de 1.06 casos, que es un crecimiento de casi 18 por ciento.

Sobre el tema de la inseguridad, la candidata de Morena a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, adelantó que se revisarán los índices delictivos en la reunión que se tenga todos los días, a las 7 de la mañana, con el gabinete de seguridad.

Agregó que la inseguridad en la ciudad se incrementó porque el gobierno de Miguel Ángel Mancera abandonó este tema tan sensible, motivo por el cual retomará las reuniones diarias de coordinación para revisar los índices delictivos en caso de ganar las elecciones el próximo 1º de  julio.

Otro de los temas que quedaron paralizados en la administración de Miguel Ángel Mancera fue reducir la contaminación.

Fatima Masse, consultora del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), explicó que, si bien las modificaciones que se hicieron en 2014 al indicador sobre la calidad del aire fueron positivas, eso no se ha traducido en que los niveles de contaminación en efecto estén a la baja.

Advirtió que entre los intentos positivos que se hicieron después de la crisis de ozono en 2016 está el hacer un sistema de verificación más avanzado y que ahora está pendiente con la reapertura de 55 verificentros en julio; no obstante, aclaró, se debe revisar que no acarree prácticas irregulares.

De acuerdo con el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP), elaborado por el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política Social, la pobreza en la Ciudad de México aumentó en los años recientes. Así, entre el cuarto trimestre de 2012, cuando entra en funciones Miguel Ángel Mancera como jefe de Gobierno, y el mismo trimestre de 2017, el porcentaje de ocupados cuyo ingreso laboral es menor al costo de la Canasta Alimentaria del Coneval aumentó de 28.4 por ciento a 37.9 pr ciento. La Ciudad de México fue la que tuvo el mayor crecimiento relativo del ITLP en todo el país durante el periodo de referencia.

Estos datos confirman que durante el gobierno de Mancera no hubo una reducción de la pobreza por ingresos. n