Imprimir esta página

¡No más marginación ni abandono en La Montaña!

Escrito por  Sergio Ferrer Mar 05, 2018

Es amargo constatar la desatención y desprotección ante las que se encuentran comunidades rurales e indígenas de Guerrero en contraposición a las noticias de fraudes millonarios por parte de seres nefastos que han robado dinero destinado a la atención prioritaria de miles de mexicanas y mexicanos.

La semana pasada, el Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan acompañó a la actriz Ofelia Medina a entregar 55 toneladas de maíz a 400 familias de tres municipios de La Montaña de Guerrero. En cada pueblo visitado, tanto Ofelia, activista social que ha trabajado con las comunidades zapatistas y actualmente colabora con las Abejas de Acteal en Chiapas, como el antropólogo Abel Barrera, hablaron frente a na savi y me´phaa agradeciendo su fortaleza y pidiéndoles luchar por sus derechos, cultivar la tierra haciendo milpa, denunciar la corrupción, ratificando que ese maíz poquito no era para ningún fin político partidista ni algún tipo de apoyo gubernamental, sino un esfuerzo de 20 mil personas que pagaron su boleto para escuchar a bandas que colaboraron con un fin altruista en el concierto Amplifica, para apoyar a Oaxaca, Puebla y Guerrero.

Para quien no conoce o no le interesa la situación de lo que pasa con los demás seres humanos aunque habite un mismo planeta, el tema de la pobreza y marginación podría parecerle trillado, sin embargo, al hacer un pequeño recorrido por el México de las montañas podemos ver ejemplos claros de la situación que prevalece en el país.

El martes, rumbo a la carretera que conduce a Metlatónoc, mujeres y hombres na savi de San Rafael observaban los cerros donde tienen pequeños sembradíos de amapola, al acercarnos comentaron que un día antes diez vehículos de soldados entraron a sus tierras, y aunque las mujeres les dijeron que no destruyeran las plantas, que les dejaran aunque fuera poquito, éstos empujaron a una señora y les quitaron sus lámparas y tortillas que llevaban. En la región Montaña, al menos en  Zapotitlán Tablas hay casos de fumigaciones equivocadas ejecutadas en helicópteros militares, errores en los cálculos que dañaron plantíos de garbanzo y maíz.

Las mujeres de San Rafael en su reclamo argumentaron, “la gasolina subió, no tenemos escuelas en el pueblo hasta la primaria, si nuestros hijos quieren estudiar deben ir a otros pueblos y eso cuesta, el gobierno no da trabajo, no nos apoya ¿qué vamos a hacer?” Los rostros que vimos en aquel lugar reflejaban amargura e impotencia. En Valle Hermoso, así como en otras localidades, los problemas con sus puentes que les permiten comunicarse con las cabeceras municipales o la clínica de salud más cercana están estropeados y quedarán inhabilitados para la época de lluvias. Otro caso es el del poblado me´phaa de  Barranca Piña, cuya construcción del puente nuevo, después de las tormentas Ingrid y Manuel, se quedó a la mitad.

Otra de las visitas fue a La Taberna, Malinaltepec, en donde fue entregado maíz a adultas mayores, familias y principalmente a las hijas y hermanos de Isabel, mujer que fue víctima de feminicidio el 7 de marzo del año pasado. Ella no tuvo las atenciones médicas de urgencia, murió luego de estar varias horas en el lugar donde fue atacada a machetazos por su pareja. Su familia busca justicia, rechazar la negligencia de las autoridades y luchar para que el crimen no quede impune. Cerca de allí, en Portezuelo Santa Cruz le dejaron maíz a una familia que vive en una pequeña casa de madera. Habitan el espacio que también funge como cocina tres jóvenes menores de 18 años, una abuela que yace enferma en el piso, la madre que tiene pie diabético, otro joven de 24 años que desde hace dos esta extremadamente delgado y vive sin poder moverse sin saber cuál es su enfermedad.

En algunas de las comunidades los hombres tenían aliento alcohólico, contrastan con otros hombres y mujeres que mantienen una función activa de organización para sus actividades.

Otra comunidad ubicada a cinco horas de Tlapa es Pozolapa, allí Ofelia, las mujeres que la acompañaron e integrantes de Tlachinollan fuimos recibidos con flores, con júbilo y la fanfarrea de la banda de viento del pueblo, donde también toca el comisario municipal. Nos recibió una casa de salud cerrada, una escuela prescolar con cuarteaduras y daños severos, un techado incompleto, así como casos de desnutrición, de abusos y sufrimiento.

Allá en Pozolapa, donde piden un dermatólogo, donde los niños tienen fuerza para sonreír y lucen ávidos de tener conocimientos, acercamiento a las artes, vimos que no se garantiza el acceso a la salud, a la educación, que no hay el esfuerzo de las autoridades para que estas comunidades tengan un pleno desarrollo, que parecen olvidadas a propósito y utilizadas solo en tiempos de campaña.

Pozolapa es el hogar de doña Antonia Ortega Dircio, que no habla castellano, persona adulta mayor con discapacidad a quien desde hace ocho meses le quitaron el programa Prospera. Quizá porque “ella nació hace mucho y le hicieron el cálculo de su edad”, siendo diferente la de su credencial que la de su CURP. En aquella comunidad estuvo también la mamá de Esmeralda Ramos Casimiro, una niña de tres años que padece hidrocefalia y que requiere atención especializada, su madre lloró al explicar el caso.

Es necesario que la sociedad sea consciente de la situación de marginación que persiste, rechazar la política basura y generar procesos de resistencia comunitaria. Es una lucha de conciencia, de crítica al sistema, al gobierno y personal frente a la invisibilidad que podemos ejercer frente a la opresión. Son tiempos de propuestas, de deconstrucción frente a los castillos de arena que sostienen a los perpetradores de violaciones a los derechos humanos.

En un párrafo. Les hago la invitación para que el próximo martes en el marco del Día Internacional de las Mujeres acudan al Tribunal por los derechos de las mujeres “Los Rostros Luminosos de la Justicia”, en donde expertas nacionales e internacionales visibilizarán los conflictos que enfrentan las mujeres indígenas de Guerrero para acceder a la justicia. Será en el auditorio del Tribunal Superior de Justicia en el centro de Chilpancingo. Por otra parte desde este lado del mar, mando un saludo combativo a los raperos Valtonyc, ELGI y Pablo Hasel que han sido condenados  por expresarse a través del rap y criticar al sistema. n