Imprimir esta página

Nestora, la mujer

Escrito por  Sergio Ferrer Feb 26, 2018

Hay medios de alcance nacional que brindan espacios para que calumnistas digo columnistas, escriban para denostar a tal o cual persona sin investigar a fondo sus aseveraciones para crear confusión en la opinión pública o bien dejar sentadas las bases de una línea dura de derecha que tiene clara su tendencia a la manipulación. Uno de estos ejemplos lo observé el pasado 20 de febrero, el título soez dice de secuestradora a senadora, quien escribió fue Bibiana Belsasso.

Burlándose de la presunción de inocencia, la “reportera, conductora, columnista, entrevistadora y documentalista” como se autodefine, tacha de criminal a Nestora Salgado García, habla de pruebas inexistentes, confunde la geografía de municipios de Guerrero –quizá no observó el mapa– ignorante de las aristas de los hechos y antecedentes de la situación que hubo en Olinalá y del propio proceso de la Policía Comunitaria de la Crac-PC (que lleva más de dos décadas y no inició en aquella localidad) considero que tampoco ha visto cómo es la dieta de miles de familias campesinas e indígenas que viven comiendo maíz y chile, allá donde el Estado parece nunca estar y sólo aparece en su forma más brutal para generar episodios de violencia.

Su columna cuenta con fallas en la escritura, el encargo tiene errores. También se lee una exacerbación de una concatenación de hechos que rayan en lo absurdo, teorías ya gastadas, usadas tanto por otros columnistas como por el propio gobierno para intentar desviar la atención de la verdadera violencia que persiste en Guerrero.

No sólo ha sido esta persona quien ha mostrado descontento frente a lo expresado por el partido político Morena de dar la candidatura a Salgado García que es “la forma en como reivindica su compromiso con los movimientos sociales del país y con los pueblos originarios” según dijo en una entrevista Pablo Sandoval Ballesteros.

La controversia se desató pasando por los comentarios de caciques, periodistas y personas de movimiento sociales. La presencia de las mujeres en las boletas genera descontentos incluso de partidos de izquierda aparente como lo expusiera recientemente un dirigente estatal petista que se quejó de que "les afecta la cuestión de género".

Es tema amplio la situación de la participación política de las mujeres en Guerrero así como la participación política partidista, sin embargo es Nestora a quien nos referimos en esta ocasión. En tanto existen voces de apoyo, otras voces que apuntan a una interrogante, también hay voces que directamente han señalado que no, que Nestora no debió y adjunto con  versiones sobre hechos que ni siquiera han ocurrido.

Incluso gente que ha formado o forman parte de la Policía Comunitaria mostró su férreo rechazo, en la red social Facebook comentarios van y vienen. De pronto es como si se olvidaran de los figuras terribles que permanecen impunes y vigentes en los cargos públicos, es como si cayeran en la provocación de todo lo que rechazan y tunden a verbos y palabras a alguien con quien una vez caminaron, decidieron, o simplemente dieron la cara ante la injusticia que se cometió cuando fue encarcelada. Acusan aún cuando el desempeño de un cargo ni siquiera se ha dado, el señalamiento según podemos observar es el cambio de una persona activista a una figura que “busca” un cargo popular. Es como si vislumbraran mejor que alguien quizá incluso muriera por defender su lucha a que buscara alternativas individuales. Guerrero sí, tiene un pasado de héroes y heroínas que les arrebataron la vida por defender sus ideales, que dejaron escuela de valentía e ideología en cuya mochila cargan ahora nuevas generaciones, sin embargo no es justo el que sean las personas honorables las que mueran por las balas, las que sean ofrenda de los eternos dueños del poder.

Es como un olvido conveniente para aquellos políticos mentirosos y caciques ocultos, la mayoría de la gente en el poder tiene impunidad porque la voz de los marginados, de los que están al fondo no son atendidos por el gobierno incluso no alcanzan siquiera a ser parte de algún movimiento social.

Respecto a la Policía Comunitaria, podría decir que Nestora fue parte, pero evidentemente así como otros líderes no fue ni es en sí la Crac-PC. Han cumplido una función, se acercaron a que la Policía Comunitaria avalada en asambleas, les cobijara, les diera legalidad a las comunidades que buscaban adherirse, pero en si misma la Comunitaria tiene sus propias formas y sus integrantes tiene la obligación de respetar su reglamento pero tampoco son una masa que no pueda o no deba opinar sobre la política. Es importante resaltar que debe blindarse de los intereses de políticos o caciques locales a efecto de no ser una Comunitaria a modo, pero dejando para más adelante ese tema, volvemos con la coyuntura.

La maestra Fernanda Somuano Ventura señala en su texto sobre movimientos sociales y partidos políticos en América Latina que “si los movimientos tienen una base social definida, ésta se encuentra en la clase media educada que tiene el tiempo y los recursos para organizarse y protestar. Sin embargo, el asunto central para muchas comunidades en América Latina sigue siendo la supervivencia diaria, por lo que las demandas materiales siguen siendo la bandera de buena parte de los movimientos sociales. Son principalmente las clases bajas y populares que se movilizan por razones de desempleo, salarios, servicios y vivienda…”.

Por otra parte afirma, “la sociedad se ha alejado de los partidos por su ineficiencia (en la representación de intereses sociales) o por su asociación a la corrupción… La recuperación de la confianza de los ciudadanos en las diversas instituciones democráticas (partidos, congreso, ejecutivo) será posible siempre que se abran canales de comunicación, control y participación ciudadana en el proceso de la toma de decisiones de los asuntos públicos. Los movimientos sociales en sus diversos contextos tienen amplias posibilidades de contribuir a esto mediante la propuesta de formas institucionales más adecuadas para canalizar esa participación social”.

Pensando algunos ejemplos de procesos de la sociedad tenemos que hay búsquedas y acciones de una forma de vivir rechazando el modelo capitalista imperante preponderando la autonomía. Hay esfuerzos que hablan de la necesidad de que la gente sepa, salga, se informe o escuche lo que pueblos indígenas organizados le están diciendo a la sociedad. Hay una línea de lucha social estricta que rechaza a la democracia y al gobierno sin embargo existe sometida al sistema al menos en lo financiero y operativo, pero como me dijo una mujer, cada una de esas personas decide como actúa y como ejerce su trabajo y pensamiento. Hay otra manera, la de quien puede retomar alternativas –suponiendo que así lo piense– del modelo democrático, el cual es rechazado e insultado pero del cual se ocupa gente corrupta que ya prepara la compra de votos y repartición de negocios a través de cargos públicos alegrándose de no enfrentar en las urnas a ciudadanas o ciudadanos éticos o con sentido de responsabilidad social, sólo tienen enfrente a títeres, empresarios del voto e inversionistas de los recursos públicos destinados a las elecciones. n