Crisis en la reconstrucción de la Ciudad de México

Escrito por  Esthela Damián Peralta Feb 21, 2018

La operación que como delincuentes de cuello blanco planearon los legisladores locales del PRD Leonel Luna y Mauricio Toledo, así como Jorge Herrera, del PAN, ha generado una alarmante y profunda crisis en la reconstrucción de la Ciudad de México.

Por tal motivo, la bancada de Morena en la Asamblea Legislativa pidió auditar y transparentar todos los recursos destinados para este fin ejercidos hasta ahora, además de que interpondrá una denuncia contra Leonel Luna, Mauricio Toledo y Jorge Romero por el uso de dichos recursos.

El escándalo escaló aun más cuando hace unos días se reveló que Leonel Luna ordenó a la Secretaría de Finanzas destinar 530 millones de la reconstrucción al Capítulo 1000 de sueldos y salarios en cinco secretarías, lo cual viola la ley electoral al crear redes ciudadanas para acciones institucionales.

Esto representa 93 millones más que el presupuesto a vivienda nueva para personas vulnerables y tres veces lo presupuestado al arreglo del drenaje o a los créditos de reparación de vivienda.

En un oficio presentado el 15 de febrero al entonces comisionado para la reconstrucción, Ricardo Becerra, el presidente de la Comisión de Gobierno, Leonel Luna, solicitó a la Secretaría de Finanzas de la Ciudad aplicar 5 mil millones de pesos de la reconstrucción.

De estos, se etiquetaron en el Capítulo 1000 de sueldos y salarios, 120 millones de pesos a cada una de las secretarías de Desarrollo Social, Medio Ambiente, Obras y Servicios, y a la Agencia de Gestión Urbana, además de 50 millones más para la Secretaría de Finanzas y 9 millones de pesos a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda para personal de apoyo para seguimiento a la reconstrucción.

El Capítulo 1000 agrupa las remuneraciones del personal al servicio de los entes públicos, como sueldos, salarios, dietas y honorarios asimilables al salario.

Según las medidas de neutralidad a servidores públicos con motivo del proceso electoral, el Instituto Electoral local prohibió a servidores públicos crear redes ciudadanas que operen en la ciudad para promover programas sociales y acciones gubernamentales antes de la jornada electoral.

Ante esta situación, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, envió una iniciativa a la Asamblea Legislativa para quitarle a estos tres diputados la facultad de aprobar los recursos para la reconstrucción de la Ciudad de México; sin embargo, es necesario transparentar el gasto que han ordenado ejercer desde la Asamblea.

Morena envió oficios a la Auditoría Superior de la Federación y de la Ciudad, así como a la Contraloría capitalina, para solicitar que se abra una investigación por el ejercicio de estos recursos, además de que pidió por escrito a Leonel Luna y al secretario de Finanzas, Édgar Amador, informar cuánto de los 14 mil millones de pesos para la reconstrucción se ha ordenado ejercer y turnado a las dependencias.

No pasa inadvertido el hecho de que Mauricio Toledo y Leonel Luna aparecen en la lista de plurinominales del PRD. Hoy ya son precandidatos a diputados y tienen en sus firmas el destino de 14 mil millones de pesos.

El grupo parlamentario de Morena también denunciará ante la Procuraduría General de la República y ante la Fiscalía especializada para la Atención de Delitos Electorales para que investiguen si estos diputados han destinado recursos con fines electorales.

El control del fondo de reconstrucción por tres legisladores de la ALDF provocó las renuncias del comisionado para la Reconstrucción, Ricardo Becerra; de la subcomisionada Katia D’Artigues y de Fernando Tudela. Mauricio Merino, encargado de la transparencia, también dijo que se irá.

Los miembros de la Comisión para la Reconstrucción de la Ciudad rechazaron que tres diputados manejen el presupuesto para la redificación, porque, advirtieron, contradice lo aprobado en la Ley de Reconstrucción y vuelve obsoleto su trabajo.

Se trata de los designados por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, para construir el plan vigente tras el sismo del 19 de septiembre.

En reunión de la Comisión, Mauricio Merino, comisionado para la transparencia de los recursos de la reconstrucción, advirtió que el manejo de los recursos a cargo de los diputados inhabilita todos los mecanismos de transparencia que buscan implementar.

Resaltaron que esto hacía imposible su tarea y cuestionaron cómo hacer que se cumpla la transparencia, si de entrada hay una falta a los principios fundamentales constitucionales.

Cuando Mancera fue cuestionado por el manejo de recursos por estos diputados, el Ejecutivo señaló que Merino garantizaría la transparencia en la ejecución de los recursos.

El urbanista Fernando Tudela indicó a su vez que el hecho de que los diputados manejen el presupuesto convierte en obsoleta la Ley de Reconstrucción y el papel de Finanzas al respecto, porque ahora debe obedecer al Legislativo y no al Ejecutivo, del cual depende la Comisión.

En una misiva, Tudela expuso que cuando fue llamado a colaborar por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, le ilusionó la encomienda porque habría contacto directo con los afectados, sin intermediaciones, ni captura de intereses, lo que, refiere, permitiría construir una agenda ambiciosa que daría cauce a una acción colegiada, oportuna y eficaz.

Sin embargo, el “secuestro” de los recursos para la reconstrucción, incluso si se corrigiera, como propuso Mancera con una iniciativa que envió al Legislativo, deja descolocada y sin objeto a la Comisión. n