Las imágenes de la barbarie

Escrito por  Raúl Sendic García Estrada Feb 16, 2018

El fotógrafo Bernandino Hernández recibió el lunes pasado por la noche, un reconocimiento en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Arizona, en Estados Unidos; también fueron reconocidos los corresponsales de guerra, el español Enric Martí y el bosnio Enrico Dagnino.

El fotógrafo Bernandino Hernández Hernández, nacido en Chiapas pero que ha vivido toda su vida en el puerto de Acapulco, ha documentado gráficamente la guerra contra el narcotráfico y la espiral de violencia que ha crecido en los últimos años; también ha captado acciones de insurgencia, conflictos y movimientos sociales, masacres, emboscadas y la pobreza lacerante que se vive en este estado del sur.

Hernández Hernández, fotoperiodista considerado acapulqueño, de formación autodidacta ha sido reconocido y premiado por la Asociación Internacional de Corresponsales de Guerra, con su exposición Nota Roja, en el Festival Internacional de Sarajevo, su trabajo periodístico fue reconocido por la revista Time, ya que una de sus imágenes forma parte de las Top 100 del año pasado.

Bernandino ha sido amenazado y hostigado por su trabajo, hoy tiene medidas cautelares por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la Organización de Naciones Unidas; ha sido obligado a una migración forzada, cuando recientemente fue agredido brutalmente y amenazado por la Policía Estatal, cuando cubría un enfrentamiento en la comunidad de La Concepción. En el mes pasado fue golpeado por agentes de la Policía Estatal, le robaron su dinero, le rompieron su equipo fotográfico, le sustrajeron las memorias fotográficas; señala que ser un periodista en México, es ser como un criminal, comenta que “te persiguen y te pueden matar en cualquier lugar, por lo que te obligan a huir con tal de salvar tu vida. Ha señalado que una persona sola no puede cambiar al mundo, pero que podemos hacerlo todos juntos”.

Hernández Hernández, junto con Enric Martí, quien es editor de la fotografía regional Assocciate Press, con sede en la Ciudad de México, hablaron en Estados Unidos sobre los desafíos en la cobertura de la violencia mexicana, el martes en un panel organizado por el Centro de Periodismo Fronterizo y Global y Moderado por el profesor de la Universidad de Arizona y director del Centro, Mort Rosenblum, al igual lo harán en el Museo Contemporáneo de Tucson.

México es uno de los países de mayor peligro para los periodistas en el mundo, se ha señalado que cada mes durante el año pasado se ha asesinado a un periodista, durante los últimos 18 años, Artículo 19 documentó el asesinato de 114 periodistas mexicanos, que fueron asesinados por su trabajo, en relación sobre el crimen, la corrupción y la política.

A medida que aumenta la violencia criminal, aumenta el asesinato de periodistas, sólo en 2017 ocurrió una cifra record de crímenes de mexicanos, con números que ronda a los 25 mil.

Bernandino ha señalado que su trabajo es mostrar la realidad que se vive en Acapulco, dado que no se puede uno sustraer de ella, sus gráficas han dado la vuelta al mundo, ya sea por la agencia Proceso, AP y Cuartoscuro. El trabajo fotográfico que desarrolla va de los movimientos sociales, la pobreza, las masacres, los crímenes, de formación autodidacta ordena sus archivos y detalla en ellos el aumento de la violencia y la criminalidad, los niveles de la barbarie, de los crímenes y la masacre, de la profanación de los cuerpos humanos y cómo el crimen ha roto con cualquier esquema y respeto a la vida misma. La oportunidad de sus imágenes dan cuenta que en ocasiones ha llegado a la escena del crimen antes que la policía y los cuerpos de seguridad, dentro de la aberración de los hechos ha buscado fotografías, la barbarie, como lo señala él con el corazón en la mano, no fotografiar los rostros de los fallecidos en primer plano, odiar los rostros de niños y mujeres en esta ola criminal, y ha tenido que bajar su cámara cuando una familia afligida se lo ha pedido.

En México el índice de impunidad es mayor, las agresiones y asesinatos de periodistas no han sido aclarados ni se ha aplicado justicia, para el índice Global de Impunidad 2017, para la Protección de los Periodistas, México ocupa el 6 lugar por debajo de países como Siria, Somalia y Filipinas, en donde se está silenciando con balas a los testigos incómodos de la barbarie y a los periodistas críticos.

Los culpables pueden ser bandas criminales, cárteles del narcotráfico o funcionarios corruptos, los periodistas toman sus precauciones con protocolos de actuación para protegerse, como acudir a las escenas de crímenes, acompañándose entre estos.

El editor Martí trabajó en Nicaragua en la década de 1980, después se mudó a Sarajevo donde se unió a la Agencia AP, fue editor fotográfico en Oriente Medio, en Jerusalén, en el Cairo; el trabajo de Hernández fue llevado por Martí a los premios anuales de corresponsales de guerra Bayeus-Calvados, en Francia, el año pasado. La violencia en las fotografías congeló a los asistentes, las imágenes de alto impacto por la crueldad y la insensibilidad de la violencia, pero también las imágenes muy humanas.

Hernández Hernández termina diciendo que “ya está casado con la muerte, que va de la mano con ella, que se acompañan a todos lados, que el día que ella lo llame, también se irá”. n