Momento de solicitar vinculación a proceso

Escrito por  Eduardo López Betancourt Dic 30, 2017

En el diseño del sistema procesal acusatorio, una de las cuestiones que han planteado más dudas a quienes estaban familiarizados con el anterior sistema es el desarrollo de la audiencia inicial, particularmente en la distinción entre los dos momentos: la “formulación de imputación” y la “vinculación a proceso”, en relación con el derecho al término constitucional de 72 horas que aparece en el texto del artículo 19 constitucional.

De acuerdo con el artículo 311 del Código Nacional de Procedimientos Penales, una vez que el imputado esté presente en la audiencia inicial, se ofrecerá la palabra al agente del Ministerio Público para que exponga al imputado el hecho que se le atribuye, la calificación jurídica preliminar, fecha, lugar y modo de su comisión, la intervención que haya tenido en el mismo, así como el nombre de su acusador. El juez de control, a petición del imputado o de su defensor, podrá solicitar las aclaraciones o precisiones que considere necesarias respecto a la imputación formulada por el Ministerio Público.

Por otro lado, el momento de la vinculación a proceso corresponde a la decisión tomada por el juez de control, a solicitud del Ministerio Público, por la cual se formaliza la sujeción del imputado a la investigación complementaria. El auto de vinculación a proceso determina la situación jurídica de la persona. Los requisitos para dictar el auto de vinculación a proceso se precisan en el artículo 316 del mismo ordenamiento procesal nacional.

La cuestión dudosa es que en el desarrollo de la audiencia cierta interpretación ha entendido que el proceso puede interrumpirse entre uno y otro momento, si el imputado no renuncia al término constitucional de 72 horas y decide acogerse al mismo. Es decir que se ha entendido que si se acoge al término, tras la formulación de imputación se suspende la audiencia (al margen de que se discuta y decida sobre medidas cautelares), sin que se haga manifestación sobre la solicitud a vinculación.

Sobre este tema, la Primera Sala del Máximo Tribunal publicó recientemente una tesis de jurisprudencia, en la que precisa esa “suspensión” de la audiencia entre la imputación y la vinculación. Se trata de la tesis de jurisprudencia 120/2017 (10a.), publicada el viernes 1º de diciembre de 2017, en la contradicción de tesis 212/2016.

En el criterio, la Primera Sala señala que, de acuerdo con los artículos 309 y 313 del Código Nacional de Procedimientos Penales, “deriva una duda legítima relativa a si la solicitud de vinculación a proceso debe formularla el Ministerio Público antes de que el imputado decida si se acoge o no al lapso de 72 horas para que se resuelva sobre su situación jurídica –o a su ampliación–, o si puede hacerse posteriormente, incluso, en la continuación de la audiencia inicial, una vez que hubieran sido recibidos los medios de convicción presentados por la defensa”.

Es decir que se plantea la inquietud referida sobre qué hacer si el imputado se acoge al término tras la formulación de imputación. Sobre el punto, la Sala resuelve que la suspensión no ha de darse “antes” de la solicitud de vinculación, sino después de hecha esta por el Ministerio Público, y antes de que el órgano resuelva. La Sala señala que “la decisión del imputado de postergar la resolución sobre la vinculación o no a proceso no puede operar en su detrimento”.

De este modo, la Primera Sala “considera que el Ministerio Público, de estimarlo procedente, debe solicitar la vinculación a proceso después de formulada la imputación y de que el imputado haya tenido oportunidad de contestar el cargo, pero previamente a que el justiciable decida si se acoge o no al plazo a que alude el artículo 19 constitucional –o a su ampliación– para que se resuelva sobre su situación jurídica”. De este modo, la interpretación es relevante porque se separa de la interpretación que parecía dominar en el foro, según la cual la audiencia se suspendía antes de presentar la solicitud sobre la vinculación.