Marihuana en la SCJN - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: lunes 2 de noviembre de 2015 Opinión Marihuana en la SCJN

Everardo R. García Mondragón

Marihuana en la SCJN

El próximo miércoles 4 de noviembre, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) discutirá el proyecto de resolución del ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, respecto al amparo solicitado por la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante, (Smart), que reclama para sí y sus integrantes, el derecho a sembrar, cultivar, cosechar, preparar, poseer, transportar y consumir mariguana con fines recreativos.

Hoy en día hay tres vertientes sobre las que se discute el uso de la mariguana y su eventual despenalización. El primero, tiene que ver con su uso medicinal, que incluso recientemente fue autorizado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), para Graciela, una niña de 8 años de edad que padece el síndrome de Lennox Gastaut, que le provoca hasta 400 convulsiones al día. Sin duda esta es una aplicación que debería seguir explorándose y permitiéndose en beneficio de pacientes con esa y otras enfermedades.

El segundo debate se da en otro ámbito, la seguridad pública y la violencia. Este debate lo ha planteado el ex presidente de la República Vicente Fox. Su principal argumento es que con la legalización de la marihuana y de todas las drogas hasta hoy prohibidas y penalizadas, se acabará con el tráfico ilegal y con ello, con la violencia, además de que sería un buen negocio para los agricultores. Esta postura se basa en la idea de que a causa del trafico y acciones colaterales a él, han muerto miles de personas en nuestro país y la economía formal se ha visto afectada por la violencia colateral que provoca secuestros, cobros de piso, piratería, entre otros.

El tercer debate es el de su uso recreativo, es decir, utilizar la mariguana con la finalidad de divertirse o entretenerse, que es el uso que plantea la Smart ante la SCJN, que plantea que las personas tienen “derecho a elegir en forma libre y autónoma su proyecto de vida y la manera en que logrará sus objetivos que considere relevantes (…) y que la elección de consumir marihuana es una decisión estrictamente personal, pues el individuo es quien padece el cambio de percepción, ánimo y estado de conciencia, afrontando las consecuencias de su decisión, sin que ello perturbe o afecte al resto de la sociedad.”

Estos dos últimos argumentos son altamente cuestionables. Remitámonos a la historia del alcohol, que motivados por reducir la violencia generada por su trafico ilegal, se legalizó su consumo y vemos a nuestro alrededor, todos los días, balance social de sus consecuencias.

Según el Trabajo de Investigación Social y Cultural sobre el Consumo del Alcohol y el Alcoholismo en México, realizado por el doctor Luis Alfonso Berruecos Villalobos, más del 13 % de la población es dependiente del alcohol; el alcoholismo es el principal causante de los accidentes y traumatismos con un 70% y 60%, respectivamente; el 80% de los divorcios están asociados al alcoholismo y el 60% de los suicidios están vinculados al alcohol; el 38% de los homicidios en el país son cometidos al estar bajo los efectos del alcohol; el 38% de las lesiones en los jóvenes entre 15 y 25 años de edad están vinculados con el alcohol y, finalmente, el dato más indicativo, mas del 90% de los casos de violencia intrafamiliar ocurren cuando uno de los miembros de la familia se encuentra en estado de ebriedad.

El principal problema que hoy enfrentamos en México, es la violencia e inseguridad y sin duda una de sus causas fundamentales, es la desintegración familiar, que ocasiona a su vez pérdida de valores, divorcios, prostitución, alcoholismo, deserción escolar, baja autoestima, drogadicción y violencia, entre otras.

Sin duda, agregar mariguana al alcohol y otros factores que violentan nuestros hogares y deforman nuestra sociedad, terminará por obstaculizar todo esfuerzo por recuperar la familia como célula base de la sociedad y con ello alejarnos de la posibilidad de reconstruir el tan sonado tejido social.

Contrario a lo que argumentan la Smart y el ministro Arturo Zaldívar en su proyecto de resolución, el uso libre y recreativo de la mariguana sí afectará al resto de la sociedad, por lo que quienes consideramos que no debe permitirse, debemos preguntarnos si basta con expresar pasivamente nuestra opinión o por el contrario debemos actuar responsablemente, para evitar que el Estado mexicano opte por el camino ancho y fácil de priorizar supuestos derechos individuales a los intereses generales de la sociedad.

Facebook: Everardo García Mondragón

Twitter: @EverardoRGM

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.