Reprobado Peña Nieto en lucha anticrimen - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: miércoles 27 de febrero de 2013 Opinión Reprobado Peña Nieto en lucha anticrimen

ESTHELA DAMIÁN PERALTA

Reprobado Peña Nieto en lucha anticrimen

En vísperas de que Enrique Peña Nieto cumpla sus primeros 100 días de gobierno, es claro el fracaso de su estrategia en materia de seguridad pública y prevención del delito, incluso al extremo de generar alarma entre el sector empresarial, pues los delitos se multiplican en vez de disminuir.

Éste fue el balance que un grupo de diputados locales y federales del PRD dimos a conocer en una visita reciente a la Cámara de Diputados, donde entregamos las conclusiones del foro de Prevención del Delito, por una Ley Integral en el DF, que organizó la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

Con mis compañeros legisladores federales Carlos Reyes Gámiz y Carlos Augusto Morales López, así como el asambleísta Efraín Morales, solicitamos a la administración de Peña Nieto tener en cuenta a la sociedad en el diseño, aplicación y evaluación de sus acciones, a fin de no incurrir más en la autocomplacencia y el autoelogio.

Hicimos un llamado al gobierno federal a reconsiderar sus acciones y políticas en la materia, pues, de continuar con la actual tendencia, Peña Nieto concluirá su gestión con un saldo rojo mayor al de Felipe Calderón Hinojosa, es decir con más de 80 mil homicidios en el sexenio.

No podemos pasar por alto lo fallido de las acciones instrumentadas hasta ahora por la administración peñista, lo cual ha contribuido para que organizaciones criminales como la de Joaquín Guzmán Loera se fortalezcan. Las cifras más recientes son reveladoras: en el país se da una violación sistemática de derechos humanos hasta sumar ya 75 mil los desaparecidos, 5 mil de ellos por el crimen organizado.

Es innegable que vivimos una convulsión creciente por la inseguridad en el país, pero la situación se torna más preocupante porque en el llamado Pacto por México ni siquiera se discute el tema.

Desde luego, no perdemos de vista que esta administración apenas comienza, pero lo que debemos dejar claro es que el estado de cosas que prevalecía en el anterior gobierno persiste. No hay un viraje en las políticas que se instrumentan, no hay definiciones precisas y certeras para el combate a la delincuencia organizada, y por eso es relevante que se impulsen perspectivas alternas.

La gravedad de la situación se refleja en el hecho de que tan sólo en los dos primeros meses de la actual administración federal se registraron 129 mil 589 averiguaciones previas, 12 por ciento más respecto al mismo periodo de la gestión anterior.

En materia se secuestros hubo un incremento de 100 por ciento, al pasar de 50 en el primer bimestre del sexenio anterior a 100 en el de éste, mientras que los robos con violencia pasaron de 12 mil 397 a 16 mil 890.

Ante este desolador panorama, resulta pertinente que el gobierno federal retome la experiencia exitosa del DF en materia de prevención y combate al delito, que apoye a la propia capital con más presupuesto para reforzar sus acciones y considere la creación de un Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y Procuración de Justicia nacional, a semejanza de la capital del país.

Tanto el gobierno como el legislativo de la capital han rechazado reducir el problema a un asunto de “policías y ladrones” y han priorizado, por ello, las políticas de prevención del delito por medio de inversión en infraestructura, en especial para espacios deportivos, recreativos, culturales y los destinados propiamente a seguridad, como el alumbrado público.

En la ciudad de México, los índices delictivos se han reducido considerablemente gracias a esta visión, que es el camino que debiera seguir el gobierno federal. Reconocemos, sin embargo, el esfuerzo hecho desde el Legislativo en la materia al aprobar un presupuesto de 800 millones de pesos para apoyar al deporte y la cultura.

Con esta asignación presupuestal se trata precisamente de fortalecer el tejido social y evitar que, por ejemplo, los jóvenes se pierdan en el camino de las adicciones y se conviertan en carne de cañón de la delincuencia organizada.

De esta manera, podemos afirmar de manera categórica que está reprobado Enrique Peña Nieto en materia de seguridad en sus primeros 100 días de gobierno, y que de continuar con los elevados índices de homicidio que se han registrado en el comienzo de su gestión, superará fácilmente las cifras que dejó Felipe Calderón Hinojosa. n

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.