La reforma educativa en Guerrero - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: domingo 16 de diciembre de 2012 Opinión La reforma educativa en Guerrero

XAVIER CARRETO A.

La reforma educativa en Guerrero

La propuesta para reformar el artículo tercero constitucional que hace el presidente Peña Nieto llega a Guerrero en un momento oportuno y no se puede menos que apoyarla. Hoy, nuestro sistema educativo estatal está, sin exagerar, al borde del naufragio. Así lo demuestran muchos indicadores; el más reciente es el dado a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi): es la entidad federativa con el mayor número de su población económicamente activa en la llamada economía informal, más de 80 por ciento, que propicia su bajo nivel educativo, y entre más bajo sea éste, mayor es la informalidad: Más de 54 por ciento de su población de 15 años y más no tiene completa su educación básica. Además, se gasta más de 50 por ciento del presupuesto estatal sin beneficio para la sociedad guerrerense. Es, para expresarlo de mejor forma, un desaprovechamiento de recursos del erario que a todos nos cuesta. Igualmente, es preocupante el enorme déficit por el exceso de gastos en la nómina por plazas sin soporte presupuestal, utilizadas en apariencia en labores administrativas y pago de aguinaldos sin tener los recursos para cubrirlos.

Al entrar en el detalle de esta iniciativa presidencial tenemos que las plazas dejarán de heredarse como si fueran casas o terrenos, como un derecho sindical; situación que en Guerrero ha causado la suspensión recurrente de labores, al negarse los mentores a acatar el modelo normativo propuesto por la Secretaría de Educación Guerrero, que consiste en asignar las plazas mediante un concurso público, como ya se hace, y destinarlas a donde se requieran, y no en oficinas administrativas. Destaca en esta reforma la creación del Sistema Nacional de Evaluación Educativa, que hace obligatoria por ley la evaluación del desempeño de los profesores, la cual se sustentará principalmente en el aprovechamiento de sus alumnos; y para obtener buenos resultados no deberá haber suspensión de labores y adelanto de vacaciones, como ahora, lo cual hace incumplir el calendario escolar y los horarios de clases, lo que impide se vean completos el plan y los programas de estudios. La evaluación se adecuará a los contextos regionales del país, lo cual es una exigencia de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación Guerrero (Ceteg). A ver si así ya no impiden la evaluación al sustraer los instrumentos para aplicarla.

Asimismo, es relevante la operación del Servicio Profesional Docente, el cual fijará las reglas de ingreso, promoción y permanencia de los profesores de educación básica y media superior para ello. Una vez aprobada la reforma del artículo tercero constitucional y, en su oportunidad, la Ley General de Educación, deberán derogarse el Reglamento de las Condiciones Generales de Trabajo del Personal de 1946 y el Reglamento de Escalafón de los Trabajadores de la Secretaría de Educación Pública de 1973; y en su lugar, una nueva reglamentación de acceso, permanencia y ascenso sustentada en su mérito y preparación profesional, pues con los anteriores, la dirigencia sindical controlaba el manejo del otorgamiento de plazas y las promociones a las direcciones de escuela y a las inspecciones escolares, lo cual le garantizaba la lealtad y el sometimiento de los profesores.

Otro paso adelante es la creación el Sistema de Información y Gestión Educativa, el cual permitirá contar con una sola base de datos y tener un censo confiable de escuelas, maestros y alumnos, y no como ahora, que no se sabe cuántos profesores cobran por desempeñar tareas sindicales y de promoción de un partido político, en vez de apoyar a tener una educación de calidad, como exigen los tiempos actuales.

Mención aparte debe hacerse de la autonomía de gestión que tendrán las escuelas para resolver los problemas básicos de su operación cotidiana, lo cual propiciará la participación de padres de familia, maestros y alumnos, apoyados en el liderazgo del director de la escuela; así se contará con una mejor infraestructura y todo lo necesario para trabajar en mejores condiciones.

Por otra parte, mucho ayudará a mejorar la educación la entrega de computadoras portátiles (lap-tops) incluida la conectividad, a los alumnos de quinto y sexto grados de primaria. Ésta es la tendencia mundial que ha sido adoptada por más de 20 países, entre otros, de África, Asia y Europa del Este.

Ésta es la gran oportunidad para empezar a superar las múltiples deficiencias de nuestro sistema educativo estatal, que es la causa principal, no la única, de todo lo malo que sucede a los guerrerenses. n

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.