Policías detienen y golpean a reportero por tener apariencia de normalista - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: martes 13 de diciembre de 2011 Política Policías detienen y golpean a reportero por tener apariencia de normalista

Recibe sólo una disculpa del director de la Ministerial

Policías detienen y golpean a reportero por tener apariencia de normalista

MARGENA DE LA O

Chilpancingo, 12 de diciembre. El escritor y reportero de cultura en semanario Trinchera, Eric Escobedo Amador, fue detenido y golpeado por policías ministeriales cuando observaba la agresión contra los estudiantes de Ayotzinapa, desde un negocio en el que reciclan plástico, sólo por su supuesta apariencia de normalista rural, según le dijo el director de la Policía Ministerial del Estado (PME), Antonio Valenzuela Valdez.

Durante la detención, detalló, los ministeriales lo golpearon fuertemente al igual que a otras 10 personas que detuvieron junto con él, entre ellas dos menores de 12 y 16 años, y tres choferes que manejaron los autobuses en que llevaron a la autopista a los normalistas, un turista y una señora mayor.

El reportero de cultura relató que el muchacho de 16 años, gritaba que los ministeriales lo estaban asfixiando, pero no pudo verlo porque los mantuvieron con la cabeza agachada, haciéndole preguntas personales.

Explicó como fue su detención: los ministeriales entraron por la parte trasera del negocio de plástico que frecuenta recurrentemente, creyendo que en ese lugar se habían refugiado normalistas, lo sometieron por la espalda, y aun cuando le gritó que él era reportero, lo tiraron al suelo a golpes, sin permitirle que se identificara.

Al ser entrevistado, pocos minutos después de su liberación que duró casi una hora en las instalaciones de la PME, justamente en el lugar del que se lo llevaron, mostró las huellas de golpes en varias partes de cuerpo, además de que a primera vista, se apreciaba su ojo morado y cerrado que, dijo, fue por un botazo que le dio uno de los ministeriales.

Por su parte, la médica legista, Paola Pastor Torres en una hoja de cuaderno le escribió algunas recomendaciones clínicas para sanar los golpes: “se requiere limpieza en el ojo izquierdo con agua y jabón, y tomar analgésico, y antibiótico, como ampicilina”.

El director de la PME, indicó, también le pidió una disculpa, pero le dijo que lo entendiera, que su corporación estaba resguardando la ciudadanía, además, que su apariencia era parecida a la de un normalista rural, al que, aseguró, despectivamente llamó “ayotzinapo”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.