Ser campeón ahora es fácil: Villasana - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: miércoles 1 de junio de 2011 Sociedad Ser campeón ahora es fácil: Villasana

Ser campeón ahora es fácil: Villasana

HÉCTOR BRISEÑO

Este jueves 2 de junio se cumplen 21 años de la pelea que dio el campeonato de la división pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) al ex pugilista profesional acapulqueño Marcos Villasana Muñoz.

Entrevistado en su casa de Lomas de Chapultepec, a 40 kilómetros de Acapulco, el pugilista guerrerense recuerda con nostalgia la época dorada del boxeo mexicano y reprocha la ausencia de campeones reales en nuestro país.

“Para ser campeón en la actualidad está fácil”, criticó Marcos Villasana, quien junto con Erubey Chango Carmona, Isidro Sid Pérez y Gabriel Bernal, tienen un lugar guardado en la historia de los campeones guerrerenses.

“Teniendo un poquito de cualidades cualquiera es campeón, si Rubén Olivares o Julio César Chávez pelearan en este tiempo hubieran ganado 10 veces los títulos mundiales”, expresó Villasana abrazado a un retrato en el que ostenta el cinturón del CMB que lo acreditó como el máximo exponente de los 57 kilogramos, después de vencer al británico Paul Hodkinson, en pelea considerada entre las más memorables del pugilismo internacional.

–Fue el 2 de junio de 1990, en Manchester, Inglaterra, cuándo se me va a olvidar. Cada vez que veo el video es impresionante el ritmo que puso el inglés.

–Se recuerda como una gran batalla.

–La verdad que sí, era mi última oportunidad; había tenido cuatro y las perdí. Él era un peleador de 21 años y en casa, yo tenía 30. Él iba arriba en las puntuaciones. Faltaban 15 segundos en el octavo round cuando lo tiré, yo andaba bañado en sangre pero de él. Yo sabía que uno de los dos caeríamos porque era una pelea sangrienta, me acuerdo que le di un upper, lo rematé y cayó de rodillas.

Villasana Muñoz recordó cuando llenaba costales de arena y robaba trapos a su madre para utilizarlos como guantes, en sus primeros entrenamientos en su poblado.

–Para ser campeón hay que tener mucha hambre de triunfo, se requiere cuidado y disciplina, te sobran amigos y cuñados. Recuerdo que después de las peleas me ponían hasta tres mujeres, pero me salía por otro lado. Es una vida en que hay que tener los pies bien plantados.

–¿Cómo ves a Pacquiao?

–Manny Pacquiao a mí la verdad no, es bueno, pero no igual que los de antes; vi su última defensa y me salí a los dos rounds. Me molesté con su rival, Shane Mosley, ¿cómo es posible?, ese no fue por la oportunidad, fue por el dinero, esas peleas me molestan.

–¿Cómo ves las nuevas figuras en México?

–México puede tener muchos campeones pero a mí no me convencen. Ahora hay un resto de campeonatos. Cuando le ven facultades al boxeador luego quieren aventarlo por el título. Al peleador hay que madurarlo; eso ha dañado.

-¿Cómo ha influido la televisión?

–La televisión abierta ha ayudado y ha perjudicado; ha ayudado porque la gente del pueblo, humilde, se ha metido al box, pero agarra peleadores al vapor.

–¿Qué te dejó el boxeo?

–Para mí el box fue mi vida, mi primer amor. Yo perdí con peleadores buenos, me ganó Azumah Nelson, Jeff Fenech; nunca me noquearon, tres o cuatro veces me tiraron, pero me levanté.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.