El rezago educativo en el estado de Guerrero - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: domingo 20 de marzo de 2011 Opinión El rezago educativo en el estado de Guerrero

XAVIER CARRETO A.

El rezago educativo en el estado de Guerrero

Datos recientes del Instituto Nacional de Educación de los Adultos (INEA) señalan que 33 millones de personas en México están en rezago educativo: seis no saben leer y escribir; 10 no han terminado sus estudios de educación primaria y 17 dejaron inconclusa la secundaria, cerca de 30 por ciento de la población nacional tiene deficiencias educativas. Si estos mismos datos se aplican en el estado de Guerrero, tenemos que el problema casi se duplica, pues en nuestra entidad, de acuerdo con la información del Consejo Nacional de Evaluación de las Políticas de Desarrollo Social (CONEVAL), el 57.98 por ciento de los mayores de 15 años se encuentran en una situación similar; 20 por ciento no sabe leer y escribir; 38 por ciento no ha finalizado su primaria o terminado la secundaria. Considerando que en Censo de Población de 2010 somos 3.4 millones de guerrerenses, entonces tenemos que 680 mil no están alfabetizados y 1.3 millones no concluyeron su primaria o la secundaria.

El rezago educativo guerrerense no es, por supuesto, igual en las siete regiones y en los 81 municipios que forman parte de nuestra entidad. El municipio con el mayor rezago es Cochoapa el Grande, en La Montaña, con 96.68 por ciento y el de menor atraso es Chilpancingo, en la zona Centro, que tiene 37.74. Iguala, en la región Norte, con 41.33es el segundo mejor municipio en avance educativo. Acapulco ocupa el tercero con un porcentaje de 42.34.

En la Costa Grande, el mejor posicionado de los ocho municipios que la forman, es Zihuatanejo con 45.84 por ciento y el de mayor atraso es Coahuayutla, por cierto el de mayor extensión territorial, que tiene 88.83 por ciento.

En la Tierra Caliente, Pungarabato es el más avanzado tiene un rezago de 52 y Zirándaro el más atrasado, de los nueve de la región, con 83.38. De los 15 municipios que pertenecen a la Costa Chica, Marquelia y Ometepec son los mejores con un 59 por ciento de rezago y Xochistlahuaca, el de mayor atraso con 86.71 por ciento de su población sin educación básica concluida.

El derecho a la educación supone para todos los mexicanos que esta sea pública, laica y de calidad, la cual no debe circunscribirse a grupos de edad, al ciclo señalado como obligatorio o al sistema escolarizado. Además debe garantizarse la permanencia, por lo menos, a la conclusión del nivel básico que es seis años de primaria y tres de secundaria. Es importante puntualizar que el aprendizaje obtenido sea relevante y pertinente para que los mexicanos logren un mejor desarrollo humano como lo establece el artículo tercero de nuestra Carta Magna, su ley reglamentaria y los convenios internacionales signados por nuestro país sobre los derechos humanos, económicos, sociales y culturales.

Por el rezago señalado en el ámbito nacional y agravado en el territorio guerrerense, se concluye que el Estado mexicano no ha cumplido con sus obligaciones, por eso la mayoría de los ciudadanos sin educación básica terminada viven en pobreza extrema, al margen del ejercicio de sus derechos sociales, económicos, culturales y humanos.

A este grupo de mexicanos y guerrerenses excluidos deben agregarse quienes han emigrado, principalmente a los Estados Unidos, en busca de oportunidades de empleo y un proyecto de vida personal o familiar.

En el caso de los guerrerenses se calcula que un millón de ellos viven en el vecino país del norte, específicamente en Chicago, la mayoría.

En cuanto al planteamiento de la solución de este rezago, la investigación educativa, señaladamente la hecha por el Maestro Pablo Latapí, ha demostrado desde hace tiempo y reiteradamente que para garantizar el derecho a la educación es esencial asegurar el acceso pleno al derecho de aprender, pues de esta manera se combaten las desigualdades en el aprovechamiento escolar que propician la reprobación y la deserción escolar.

Esta exclusión que provoca el rezago educativo se presenta más en las escuelas públicas y señaladamente, como es el caso de Guerrero, en los planteles localizados en las zonas rurales y que tienen las modalidades de primaria indígena o comunitaria.

En este relevo gubernamental que se vive en Guerrero, resulta alentador que el próximo titular del Ejecutivo estatal se haya comprometido tanto en su campaña política como en su Programa de Gobierno a terminar con el analfabetismo en nuestra entidad. Lo que representa un paso fundamental en el propósito de superar el rezago educativo en el que viven casi el 60 por ciento de nuestros paisanos mayores de 15 años n

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.