Guillermo Sánchez Nava - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: viernes 21 de enero de 2011 Opinión Guillermo Sánchez Nava

JUAN GARCÍA COSTILLA , II

Guillermo Sánchez Nava

Una de las demandas más sentidas de los pueblos mixtecos ha sido el Impuesto o Tributo que hasta 1978, el ayuntamiento ha cobrado a los campesinos que transitaban con sus mercancías por brechas y caminos que conducen de las comunidades a la cabecera municipal, no había libertad de tránsito sin haber antes pagado la cuota correspondiente so pena de ser encarcelado en la cárcel municipal, las garitas de cobro se instalaban en Tepuente, en la Pileta, los caminos de Chacalapa, de Cruz Alta, policías e inspectores cobraban los impuestos al igual que se hacía en el mercado municipal.

La dirección de la OEEM se planteó buscar solución a esta demanda de las comunidades indígenas, la oportunidad se presentó en enero de 1978, en la toma de posesión del señor Leonardo Vázquez como presidente municipal donde rompiendo el protocolo se plantea en la tribuna el pliego de demandas de las comunidades, que el presidente municipal no quiso recibir, ésta fue de las primeras acciones trascendentales de la organización, a partir de ese momento se suprimieron los impuestos de los caminos, dejando solamente los impuestos que se cobraban en el mercado.

A partir de ese momento se intensificó las visitas de la organización a las comunidades, donde se vivía un ambiente de hostigamiento por los caciques para con los líderes indígenas, que se sorprendían con los alcances de la nueva organización, y se filtraba la información de que serían eliminados los dirigentes comunitarios y los comisarios simpatizantes de la OEEM.

Una de las acciones que emprende Hilario Morales Ramírez con el apoyo de su organización fue la gestión y la organización de brigadas de alfabetización, del programa de educación popular de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), en el marco del proyecto Universidad. Pueblo que apoyó a las comunidades con la formación y capacitación de alfabetizadotes de la región donde se capacitó a los secretarios de las comisarías y a egresados de nivel secundaria, la UAG donó a las comunidades indígenas butacas, pizarrones, lámparas de gasolina, entre otros implementos para los círculos de estudio.

A iniciativa del profesor Benito Narciso Morales, subcoordinador de la OEEM y como respuesta a los reclamos de las comunidades en los congresos mixtecos se inicia una lucha por dotar a las comunidades de profesores bilingües para que los niños mixtecos aprendan en su misma lengua, ya que los profesores monolingües sólo se encargaban de castellanizar la enseñanza y los niños no pasaban de tercer año de primaria dado que era el grado máximo en la zona mixteca y quienes quería concluir su educación primaria debían de hacerlo en la cabecera municipal, en Ayutla no existía zona escolar bilingüe, la primera escuela bilingüe fue en Rancho Coapa fundada en junio de 1983, pero dependía de la zona de Igualapa y Tierra Colorada.

El 21 de mayo de 1981 es asesinado en Rancho Coapa el coordinador de la OEEM, Hilario Morales Ramírez, víctima del contubernio de los caciques de Coapinola y la Concordia que se confabulaban con los explotadores de los bosques de la forestal Vicente Guerrero y veían en Hilario un rival que se oponía a la explotación inmoderada de los bosques, existía ya una amenaza de muerte de los hermanos Juan y Pedro Álvarez, quienes eran los caciques y acaparadores de Coapinola; Pedro era el comisario de bienes comunales y Juan Álvarez el secretario de la comunidad y comisario mayor.

Después del asesinato de Hilario Morales se desata una cadena de crímenes de dirigentes indígenas que se mantenían en movimiento contra la tala inmoderada de los bosques, presumiéndose la responsabilidad del grupo de caciques tenía su antecedente en 1970, año en que Juan Álvarez asume el poder comunal, secundado por Pedro Luisa, quien fue comisario de bienes comunales de 1982 a 1998 y se oponía a cederlo, apoyado por un grupo de bandoleros que tenían asolada la región e intimidados a los ancianos mixtecos.

Ante estos acontecimientos, los miembros de la OEEM extreman sus precauciones al recorrer la zona mixteca, se suspenden las visitas a las comunidades con aviso anticipado, se llega a las comunidades de manera esporádica, caminando por las veredas en las noches, y algunos de sus principales dirigentes pasan a la vida clandestina, como es el caso del profesor Benito Narciso Morales, esta situación trae consigo la suspensión de la vida orgánica de la Organización de Estudiantes y Ex Estudiantes Mixtecos.

En su militancia revolucionaria, Sam fue simpatizante del Partido de los Pobres (PDLP) y de las Fuerzas Armadas para la Liberación (FAL), realizando tareas de propaganda y de apoyo logístico, esto durante la década de 1970.

Sánchez Nava es un hombre con fuertes vínculos con el sector campesino y el movimiento agrario, al asesorar a campesinos de Petaquillas, Amojileca y al Municipio de Apango con el compañero Lencho Dircio, hablante de náhuatl; en la Costa Chica estuvo presente en la recuperación de tierras en el campamento Tierra ó Muerte del Capulín y San Juan El Reparo; en Marquelia en el campamento Enrique Rodríguez con el compañero Martín Romero, Romero, compañero cívico recientemente asesinado n

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.