Primer plan sexenal de México - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: domingo 19 de diciembre de 2010 Opinión Primer plan sexenal de México

ALEJANDRO HERNÁNDEZ TORRES

Primer plan sexenal de México

La coalición Guerrero nos Une emprendió una serie de diálogos para dotar a su candidato Ángel Aguirre Rivero de un programa de gobierno que se plantea sea la base para la realización de su Plan de Desarrollo Estatal, considerando un eventual triunfo.

Cabe mencionar que la idea es brillante, además con ello se le dará cauce a nuestro sistema de planeación democrática asentada a nivel federal y a nivel local.

El proyecto es viable, se aplaude por el hecho de que recoge una aspiración perenne de la sociedad guerrerense. No obstante, se debe tener en cuenta no incurrir en errores históricos como el que cometió uno de los coordinadores de la elaboración del Programa de Gobierno al afirmar que “Al elegirse Presidente, el general Cárdenas convocó a los hombres más radicales de su tiempo para elaborar el Primer Plan Sexenal de nuestra historia, para cumplir los pendientes de la Revolución. Con él, por primera vez se propuso planear las grandes tareas tras el movimiento de 1910-1917, con el que se repartió la tierra, se crearon las instituciones, se recuperó el petróleo, se delineó la política industrial, comercial, social y la exterior. Fue un documento para las grandes transformaciones del país”. (Tavira Román Sergio, La Jornada Guerrero 14/12/2010).

El párrafo es impreciso por decir lo menos; cabe aclarar que quien convocó a la elaboración del Plan Sexenal fue el presidente de la República Abelardo L. Rodríguez por instancias de Plutarco Elías Calles; a razón de crear una plataforma política a la cual se debía sujetarse el sucesor.

Este Plan Sexenal fue preparado por militantes del Partido Nacional Revolucionario (PNR) y por funcionarios del gobierno, el documento original fue modificado tomando en cuenta la nueva correlación de fuerzas y la situación mundial.

Asimismo, representó un compromiso con las diversas clases sociales.

Entre los objetivos del Plan Sexenal destacan dar centralidad al Estado, imponer mayores regulaciones a la economía y optar por el nacionalismo.

Con Cárdenas se fue articulando un proyecto de crecimiento basado en la rectoría del Estado como agente impulsor del desarrollo económico, un nacionalismo que modificó las relaciones con el exterior y el acercamiento con las masas que le dio legitimidad.

Es impreciso al afirmar que durante este periodo se crearon las instituciones, así a secas.

Para delinear el proyecto alternativo de país, de un estado, de un municipio es necesario contar con un buen diagnóstico que nos da la pauta de la estrategia y las líneas de acción, una mala base histórica denota un mal diagnóstico con todas sus implicaciones.

Asimismo, es importante subrayar lo que algunos analistas han destacado la proclividad de la izquierda a reverenciar líderes carismáticos y mostrar una actitud acrítica como la que asumió el PRD ante la gestión de Carlos Zeferino Torreblanca Galindo. Sabemos que son tiempos electorales, pero mal haría el PRD, Convergencia y el PT si se desdibujan como opciones de gobierno en una sociedad donde campea la desigualdad y la pobreza.

El candidato de la coalición Guerrero nos une es viable, los partidos coaligados no deben de olvidar su matriz histórica de lucha social, de lucha por configurar una sociedad más igualitaria, de lucha antiautoritaria, en contra de la impunidad y la corrupción.

Me da la impresión que se empiezan a olvidar de todo esto y se han enfocado en cantar loas al candidato, olvidando su agenda política. Esto resulta sumamente peligroso pues la experiencia histórica nos enseña que un gobierno que carece de pesos y contrapesos tiende a osificarse política y socialmente.

La moraleja es que la historia cuenta, aquella sociedad que olvida su historia o que la tergiversa correrá la suerte que anunció José Vasconcelos: “mientras sigamos borrachos de mentiras patrióticas vulgares, no asomará en nuestro cielo la esperanza”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.