Los niños que mueren - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: domingo 10 de octubre de 2010 Opinión Los niños que mueren

Los niños que mueren

La muerte de niños guerrerenses por diversas circunstancias no debe ni puede tomarse a la ligera.

La gran cantidad de acontecimientos violentos que han marcado la vida diaria han creado una especie de resistencia en el ciudadano común, que ante los sucesos trágicos parece acostumbrarse a las escenas que múltiples periódicos ofrecen como nota principal.

El desasosiego que antes producía una muerte violenta se ha convertido en resignación, en dolor callado de muchas familias que han vivido en carne propia el fallecimiento de un ser querido, pero lo peor de todo, es que buena parte de la sociedad parece acostumbrada a ver imágenes y escuchar noticias repletas de sangre.

En las últimas horas, niños de Guerrero, a los que muchos políticos llaman el futuro del país, han muerto por disputas territoriales, mientras que otros pequeños se suman a la lista de omisiones del sector salud, cuyos directivos han aceptado la carencia de médicos en las zonas más alejadas.

Cuando menores de edad fallecen en dichas circunstancias, significa que una parte del engranaje del sistema no carbura bien, de un Estado que no es capaz de garantizar el crecimiento de un niño, sin mencionar las escasas posibilidades de desarrollo que les ofrece para alcanzar su bienestar.

Mención aparte merecen los grupos de campesinos que disputan territorios, en luchas que son ajenas a los ideales y sueños de un pequeño.

Si la muerte de los niños ya no causa sorpresa, dolor y un momento de reflexión, algo muy grave ha ocurrido en nuestra sociedad.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.