Los Ángeles Negros avivan recuerdos y nostalgias a madres de Taxco - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: viernes 14 de mayo de 2010 Cultura Los Ángeles Negros avivan recuerdos y nostalgias a madres de Taxco

La agrupación chilena, pionera de la balada romántica en español, deleitó a las asistentes con su extenso repertorio

Los Ángeles Negros avivan recuerdos y nostalgias a madres de Taxco

CORRESPONSALÍA ( )

Las asistentes, casi todas adultas mayores, llevaron el recital a las latitudes de la conmoción y la añoranza
Las asistentes, casi todas adultas mayores, llevaron el recital a las latitudes de la conmoción y la añoranza Foto: FOTO CORRESPONSALÍA

Taxco, 13 de mayo. Los primeros acordes del tema Murió la flor propiciaron la transformación de un festejo ordinario del Día de las Madres, en un anecdotario de la vida citadina de la época de los 70.

Unas 3 mil mujeres, entre la nostalgia, el llanto y los sentimientos encontrados, se congregaron en el Centro de Convenciones de Taxco para convencerse que el grupo Los Ángeles Negros, con su romanticismo popular, se presentaba en esta ciudad, donde aún lo aclaman, como si fuera 1969, cuando comenzó su fama.

Las armonías de la guitarra de Mario Gutiérrez, miembro fundador de la banda chilena y propietario legal del nombre, junto con el órgano Hammond, sello inconfundible de la agrupación, penetraron en los recuerdos de las asistentes.

Con las tesituras altas del último vocalista de la agrupación, Álvaro Tahuilán, quien dialogaba con el público, las emocionadas asistentes no sólo suspiraron, sino que evocaron su infancia y juventud en Taxco. Aquella que transcurrió en los salones Coca Cola, donde se llevaban a cabo los grandes bailes de las fiesta patronales.

Los Ángeles Negros, pioneros de la balada romántica en Latinoamérica, cautivaron a la madres taxqueñas, quienes nostálgicas, desnudaron sus vidas, su alma, entre la reflexión y la emoción. El público, conformado por mujeres de cabellera blanca o plateada, se desinhibió. Con los rostros marcados por la experiencia de la vida, llevaron aquel recital a las latitudes de la conmoción y el recuerdo.

Fueron mujeres reales, muchas, provenientes de varias partes del municipio, quienes con sus mejores galas, maquilladas, acudieron al concierto para sentirse, aunque por un día, orgullosas de ser la esencia de la ciudad.

Temas como Déjenme si estoy llorando, Despacito, Y volveré, El Rey y Yo, Esta noche la paso contigo, Debut y despedida, fueron el momento cúspide, pues coreadas por las madres, se escuchaban por toda la ciudad.

Los Ángeles Negros fueron la música ideal para aquel atardecer. Las féminas, en su mayoría adultas mayores, extasiadas, limpiaron sus lágrimas con lo que podían, al verlos en vivo.

Algunas acompañadas por sus hijas o nietas, se fortalecieron con la música, para contarles las historias de sus vidas o lo que ha quedado en su corazón. Otras, sólo movieron la cabeza y cantaron cada estrofa del recital.

Hasta los pasillos del recinto lucieron repletos. La paz de las madres se sintió, cobijando su nostalgia setentera en los umbrales del siglo 21.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.