Apuntes hacia una historia de la literatura - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: martes 4 de mayo de 2010 Opinión Apuntes hacia una historia de la literatura

JUDITH SOLÍS TÉLLEZ , II

Apuntes hacia una historia de la literatura

Uno de los grandes debates de las letras mexicanas en el que hace hincapié Emmanuel Carballo en sus Protagonistas de la literatura mexicana del siglo 20, es el del nacionalismo versus cosmopolitismo. Entre las tendencias actuales de escritores más o menos jóvenes está la de escribir sobre países europeos como si ellos mismos fueran de por allá (verbigracia, Jorge Volpi) y, ¿por qué no hacerlo? La cultura occidental es uno de nuestros patrimonios, ya lo ha dicho Bonfil Batalla, así como la cultura mesoamericana y podemos agregar la cultura africana, rota por el etnocidio al que fueron sometidos los afrodescendientes, además de la oriental…

En la poesía falta poner orden acerca de las corrientes literarias a la que se han adscrito nuestros poetas. Se dice que el romanticismo y el modernismo no han sido del todo erradicados en las voces poéticas. Herencia del romanticismo es nuestra lumbrera Ignacio Manuel Altamirano, quien domina un espacio aparentemente vacío por la falta de información y difusión. Nicole Girón, francesa de nacimiento, es la especialista sobre éste autor. No obstante, podemos encontrar en las tendencias actuales, innovaciones y aportes que sin duda enriquecen a las letras nacionales. Entre nuestros poetas destacan: Citlali Guerrero, Jesús Bartolo, Ángel Carlos Sánchez, Eduardo Añorve, Carlos F. Ortiz y Ulber Sánchez.

En cuanto al ensayo falta difundir las temáticas que son diversas. Indira Añorve Zapata escribe sobre literatura china y sobre Mario Vargas Llosa; María de los Ángeles Manzano estudia la poesía de Enriqueta Ochoa; Judith Damián revisa a Julio Sesto; Silvia Alarcón trata sobre mujeres que escribían en la época virreinal; Salomón Mariano está por concluir su tesis doctoral sobre César Vallejo; María Elena Espíritu ha estudiado a Celedonio Serrano y, como ya se ha mencionado, hay quienes reflexionan sobre las letras guerrerenses.

Un aporte de suma importancia es el libro Viajeros extranjeros en Guerrero (1999), de José Iturriaga de la Fuente, donde Guerrero es el protagonista de escritos de diversos géneros desde la época de la conquista hasta el siglo 20.

La narrativa mexicana se ha ocupado de las gestas nacionales. El tema de la revolución ha sido tratado por novelistas guerrerenses entre ellos: Alejandro Gómez Maganda en Tinieblas en el mar (1944), Costa de fuego (1945) y en Un pájaro canta en lo alto (1960).

María Luisa Ocampo en Bajo el fuego (1946), narra sus recuerdos infantiles en el contexto revolucionario y La maestrita (1946), está enmarcada en la sucesión presidencial, cuando Francisco I. Madero se preparaba a batallar con don Porfirio Díaz con la “no reelección”. Celedonio Serrano trata de la revolución Mexicana en El Coyote, un libro escrito en forma de corrido alrededor de la revolución mexicana. Más recientemente la revolución ha sido tratada de manera intimista por Victoria Enríquez en Linderos (1988). n

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.