La danza del toro de petate - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: viernes 6 de marzo de 2009 Opinión La danza del toro de petate

JULIA FERNÁNDEZ GAZGA*

La danza del toro de petate

Esta danza se lleva a cabo los días 9 y 10 de septiembre en Cuajinicuilapa. Los vaqueros hacen ensayos previos e inician a las 10 de la noche del día 9, cuando el toro llega a la iglesia con todos sus vaqueros, el caporal, el terrón y la minga para oír la misa que el sacerdote oficia con motivo de las festividades del señor San Nicolás Tolentino. Al terminar la misa los vaqueros bailan la Danza del Toro y al terminar de ejecutarla el mayordomo reparte tamales y agua o atole a todos los presentes.

Después de la comida los vaqueros permanecen dentro de la iglesia junto con el toro para estar velando al santo y como a las doce de la noche se lo llevan a esconder al monte. Aquí es cuando el caporal llama con el cuerno a los vaqueros para que se despidan del santo y salen de frente a éste, se van de rodillas para atrás y el toro al frente de todos también va haciendo reverencias. El caporal suena el cuerno hasta que salen de ahí. Se van por las calles y la gente detrás de ellos grita y reta al toro. Hay un momento en que la gente se va para su casa, para que los vaqueros lleven al toro a esconder y lo llevan a la casa del mayordomo y ahí lo dejan.

Durante la noche el mayordomo lo viste con papel de china de colores y le ponen unas ramas de monte para simular que lo sacan, valga la redundancia, del monte. Al otro día como a las ocho de la mañana todos los vaqueros se riegan por el pueblo y sus alrededores para buscar al toro. Los vaqueros preguntan por el camino si no lo han visto; se le pregunta a los dueños de las casas: “señor, no ha visto el toro”, y los dueños contestan: “se fue por ahí” o “no, no lo hemos visto” y se van a seguir buscándolo.

Como a las once de la mañana ya los vaqueros encuentran al toro en la casa del mayordomo y como llegan cansados de buscarlo, conforme van llegando se bajan del caballo y se ponen a tomar y como la música está tocando la mojiganga junto con el terrón, se ponen a bailar y luego empiezan a sacar a bailar a las personas que están ahí esperando la hora en el que el toro salga de la casa del mayordomo.

A las doce del día ya están todos los vaqueros en sus caballos, listos para iniciar la marcha que lo lleva a la iglesia. El caporal llama a sus vaqueros con un cuerno de toro que lo hace sonar y todos los vaqueros se preparan para hacer el recorrido. Van por las calles del pueblo siguiendo al toro y con la garrocha que llevan los vaqueros lo van picando y hay personas a pie que también se le ponen al toro, muchas veces los revuelca. Así transcurre el recorrido desde la casa del mayordomo hasta la iglesia donde la gente está esperando a los vaqueros que lo traen.

Al llegar a la iglesia todos los vaqueros se bajan de los caballos y el caporal los vuelve a llamar para entrar caminando. Él lleva jalando al toro y todos los vaqueros hincados entran a la iglesia atrás de éste y ahí con devoción oyen la misa que inicia según lleguen, a la una o una y media (según haya sido el recorrido). Después de oír la misa salen otra vez primero los vaqueros de reculada (o sea de espalda) y el toro también haciendo reverencias al santo patrono. Cuando ya están fuera del atrio se ponen a bailar el son del toro por largo rato y después se van a casa del mayordomo a seguir la fiesta hasta que les amanece.

* La autora es miembro de la Delegación Guerrero del Instituto de Investigación y Difusión de la Danza Mexicana, A.C.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.