Breve recuento del rock en Acapulco - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: domingo 22 de febrero de 2009 Opinión Breve recuento del rock en Acapulco

SOL VÁZQUEZ , II

Breve recuento del rock en Acapulco

En la entrega anterior hablamos de las bandas que arrancaron la etapa de iniciación del rock en Acapulco. Los integrantes y los nombres de las bandas se modificaban constantemente, por lo que en los testimonios recabados surgieron nombres como Mario y su Desafinado 4, Ictius, Las Imágenes, Apache, Cuatro ciclos, Hola Rock y La Religión, los cuales forman ya parte del colectivo histórico de la música rock en Acapulco, junto con bandas de relativo éxito comercial como Proyección 72 o Los Leos, que hicieron la versión de la canción “Palabras” de los BeeGees.

Posterior a esta década las bandas tuvieron que competir contra los equipos de sonido y las nuevas tecnologías que sustituyeron a los grupos para amenizar a los paseantes y locales. La música disco se había erigido como la nueva reina del entretenimiento, por lo que contratar una banda de rock se convirtió en algo caro y obsoleto, y los otrora rockeros acapulqueños, con familias e hijos que alimentar, tuvieron que simplificar su estilo y convertirse en grupos de música versátil, aprovechando todo tipo de eventos para tocar de vez en cuando algo del rock más digerible para poder sobrevivir en la escena musical de esta década tan difícil.

Los ochenta fueron años en los que no sucedió gran cosa con el rock en Acapulco, pero muchos de los músicos de las décadas anteriores compartieron con sus hijos y sobrinos su preferencia rockera. Éstos crecieron con el llamado movimiento Rock en tu idioma, y tras el que se gestaron muy pocas bandas. Una de ellas fue Lado Obscuro, que a pesar de no tener un movimiento constante en la escena de la industria del entretenimiento en Acapulco, lograron sobrevivir tocando las versiones de los éxitos de su tiempo.

A mediados de los noventa, a pesar de la gran crisis del 94, los bares y restaurantes le apostaron nuevamente a la música rock para atraer a clientes y turistas interesados en esta música. Lugares como Acuática, Rocktrain y El Changarro aparecían en los periódicos y en los promocionales o spots radiofónicos anunciando conciertos y tocadas de los grupos de rock local, que para esas fechas habían logrado sobrevivir a la gran crisis, comprando sus instrumentos con el poco dinero que ahorraban de lo que obtenían sus padres, casi siempre empleados de la industria hotelera del puerto.

Así, bandas de rock local como Histeria, Quinto Grado, Crisálida, Agregados y La Cúpula, conformaron una especie de movimiento tras el cual surgió MORA, logrando interesar a los medios de comunicación locales que, en programas de radio como Interfase o la Metamorfósis del rock, concedían entrevistas y difundían en sus espacios la música original de estos grupos que se presentaban en eventos de conciencia social, como el concierto para recabar víveres y ropa en apoyo a los damnificados del huracán Paulina o bien, para apoyar el mantenimiento de campamentos tortugueros.

Algunos de los grupos de rock de los noventa, lograron tocar en cadenas transnacionales de restaurantes como el Hard Rock Café –ya que anteriormente las bandas que tocaban en este lugar provenían del DF y de Guadalajara-- y el bar La Terraza de la discoteca Disco Beach en la franja Costera, impulsando nuevamente la industria del entretenimiento a partir de una banda de rock como atracción principal.

A principios de esta década, aún cuando muchas de estas bandas desaparecieron, la escena del rock municipal continuó en ascenso con nuevas bandas conformadas por generaciones que tenían mayor poder adquisitivo para comprar instrumentos musicales y para poder trasladarse a tocar en diferentes lugares fuera del puerto.

En la actualidad, las bandas en Acapulco han diversificado su estilo, ya no son propiamente rockeras sino que ahora existe una gran combinación de ritmos y géneros musicales, aunque la premisa inicial persiste: el rock siempre será una bandera de expresión y manifestación cultural de su tiempo. Si unimos las ventajas de la tecnología con la preparación y actualización de los músicos en la ejecución de sus composiciones originales, podemos estar seguros de que la música rock nunca desaparecerá de la escena cultural de nuestro puerto.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.