El Tara se llevó a 500 en la Costa Grande - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: miércoles 12 de noviembre de 2008 Regiones El Tara se llevó a 500 en la Costa Grande

A 47 años de su paso

El Tara se llevó a 500 en la Costa Grande

RODOLFO VALADEZ LUVIANO (Corresponsal)

Tecpan, 11 de noviembre. “La noche del 10 de noviembre de 1961, comenzó a llover, era una lluvia leve y la brisa que la acompañaba jamás la habíamos sentido”, recordó Raumel Mena, habitante de la comunidad de Nuxco y sobreviviente del paso del ciclón Tara, recordado como el más agresivo de la historia de la Costa Grande, que hace 47 años ocasionó la muerte de 500 personas y desapareció 70 por ciento del poblado.

Quien fuera comisario de la comunidad donde vive desde hace 60 años, narró que la madrugada del 11 de noviembre de 1961, el viento aceleró su paso a menos velocidad que la lluvia que se intensificó aún más, “cada vez llovía más y más, así fue toda la noche y hasta las primeras horas de la mañana”.

De pronto –exclamó– el arroyo de la comunidad, normalmente inofensivo y con poco agua, comenzó a subir su nivel hasta desbordarse sobre la población y arrasar con casas, gente y animales, “pocos sobrevivimos”.

“Yo tenía 20 años, y dormía en la casa con mis padres, jamás nos dimos cuenta cuando el arroyo, que pasaba cerca de la casa se comenzó a salir, entró y arrastró todo cuanto podía, así lo sentí pues me aferré a un horcón de la casa y podía sentir como debajo de mi pasaban animales, basura y manos humanas que intentaban agarrarse, fue inolvidablemente trágico”, remembró Raumel Mena.

Visiblemente triste, bajó la cabeza y contó cómo la creciente se llevó a sus padres y a su único hermano, “jamás supe dónde quedaron, al igual que los que por suerte logramos salir con vida del paso de aquel huracán”.

Al secar sus ojos, continuó: “una de las más dañadas fue sin duda Tecpan. Ahí el río se desbordó e incluso partió por la mitad el puente de la carretera y mató mucha gente”.

Reconoció que en general los daños fueron mayores en este municipio, “en Tenexpa también las casas del barrio de la Cahuayana, cercano al río se perdieron todas”.

Cuando todo pasó, la cabecera municipal estaba incomunicada y sólo por avión podían llegar los víveres. Reconoció la intervención del Ejército en las labores de ayuda y rescate.

“Hoy, afortunadamente existen cuerpos de auxilio como Protección Civil o Cruz Roja y los sistemas de detección y prevención de fenómenos meteorológicos ayudan a salvar muchas vidas, cosas que en aquel tiempo ni siquiera sabíamos que existían”, finalizó.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.