Marcha el orgullo lésbico-gay en las calles de Chilpancingo - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: viernes 15 de junio de 2007 Sociedad Marcha el orgullo lésbico-gay en las calles de Chilpancingo

Marcha el orgullo lésbico-gay en las calles de Chilpancingo

REDACCION

Chilpancingo, 14 de junio. Ovaciones, aplausos y muestras de apoyo recibieron los que ayer marcharon por las añejas calles capitalinas levantando polvo y moviendo el supuesto tradicionalismo de una sociedad que transita entre lo urbano y lo rural. La descalificación homofóbica, uno que otro silbido o algún grito escondido en algún clóset portátil, no pasaron sobre las festivas muestras de solidaridad hacia este amor que ya se atreve a decir su nombre.

En esta tarde de junio, mes del orgullo homosexual que se celebra en todo el mundo con festivos desfiles, aquí en este sur de hombres bravos y de acero, donde la homofobia no sólo es burla sino que también mata, un centenar de valientes, entre ellos, homosexuales, lesbianas, transexuales, transgéneros, acompañados por diputados locales del PRD, autoridades municipales y dirigentes de partidos políticos, marcharon para demandar que el Congreso local apruebe la Ley de Sociedad y Convivencia a la que la Iglesia local le ha declarado una yijad, especie de santa cruzada.

Había muchas cosas que festejar, el mismo hecho que para algunos era su primera salida pública del clóset, además de que el Congreso local haya aprobado el martes pasado la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación en el Estado de Guerrero, después de un año y medio de luchar para que su propuesta se convirtiera en ley. Era un día de algarabía y de fiesta que daba un escupitajo en la cara descarada a la hipocresía y a la moral tradicional.

La marcha organizada por los militantes del Centro de Estudios y Proyectos para el Desarrollo Humano Integral (Ceprodehi) partió a las seis de la tarde del monumento a las Banderas (ubicado al sur de la capital) por la avenida Lázaro Cárdenas, hasta alcanzar el corazón verde de la ciudad de las semitas y el té de toronjil con las banderas multicolores del arco iris que le dieron de pronto un ambiente de carnaval. Allí esperaban a los manifestantes más de mil personas que apoyaron las demandas de sexta marcha del orgullo homosexual.

El presidente de Ceprodehi, Quetzalcóatl Leija Herrera, encabezó la marcha; portaba una bandera multicolor. A su lado caminaron la secretaria de derechos humanos del comité estatal del PRD, Aurora Muñoz, la diputada Rossana Mora Patiño, el dirigente Federico Payán, el regidor priísta de Chilpancingo Elías Azar Herrera, el diputado Fernando Pineda Ménez y otros funcionarios del gobierno del estado. Un pequeño sector de la clase política guerrerense –mayoritariamente perredistas y algunos priístas– que ayer in situ demostraron que las viejas demandas de la izquierda, como la tolerancia y respeto a los derechos humanos, no son teoría y discurso en el parlamento, sino que acompañaron a sus representados para terminar con la exclusión más antigua del mundo.

Y no podía faltar el color local en una fiesta de mariposas tecnicolor. Atrás de la vanguardia, en un coche, la típica Flor de Noche Buena de los gays, lesbianas y transexuales, representada por Danne Maybelline, que aludía las tradicionales fiestas de Navidad y Año Nuevo que se celebran cada año aquí. Danne Maybelline, enfundada en vestido azul, con crinolina, corona y cetro, más que una quinceañera del barrio de San Mateo parecía una chica a-go-go sacada de aquella canción rocambolesca que hablaba de un diablo con vestido, con vestido azul.

A la fiesta dando y la conciencia formando: se lanzan condones y dulces a los mirones, que no son de palo. Una unidad móvil con sonido encabezó los contingentes que se transportaban en cinco carros alegóricos en los que los manifestantes ataviados con la vestimenta que su imaginación dictó eran novias con ramo, curas, ángeles, querubines, serafines e hijos del averno. No faltó el kitsch, lo cursi en desganada ruta hacia el llamado buen gusto, como la drag queen con vestidos de noche, vestidas para matar.

A la altura de la plaza Unidos por Guerrero, unos adolescentes en flor prepararon una agresión contra los marchistas, los organizadores a través del dialogo la evitaron. Así que los estudiantes de secundaria literalmente deshuevados por los manifestantes guardaron los blanquillos de gallina y mejor se quedaron a disfrutar eso que le provocaba odio y curiosidad.

De ahí en adelante no hubo incidentes, a la altura de la óptica Dublín, antes de entrar al paso desnivel, en donde se concentraron más personas a mirar la marcha, hicieron una parada para demandar respeto a sus preferencias sexuales.

Al llegar a la explanada del zócalo, en un templete la leyenda: “VI Marcha del Orgullo Lésbico-gay”, representantes de las diferentes organizaciones emitieron sus demandas; las autoridades estatales y municipales en su discurso dijeron que ya casi todo está listo para que el Congreso local apruebe en su próximo periodo ordinario la Ley de Sociedad y Convivencia.

En la marcha participó el Grupo de Conviviendo con Chilpancingo, que apoya a personas que portan el virus del VIH, que encabeza Francisco Navarrete Reynoso, el partido de Alternativa Social, Organismos Civiles de Derechos Humanos, el PRD, el PAN, Democracia y Sexualidad, Católicas por el Derecho a Decidir, entre otras organizaciones.

El presidente de Ceprodehi denunció que hace dos meses algunos homosexuales que trabajan como sexoservidores en los bares del boulevard fueron balaceados por un grupo armado.

“En una semana hubo dos agresiones a balazos contra dos mujeres transexuales, pero fueron carros en movimiento, que iban en caravana, pero no podemos asegurar que fue el crimen organizado, para nosotros refleja que eran homofóbicos”, afirmó Leija Herrera.

La fiesta sirvió para encuerar a la homofobia. De acuerdo con las estadísticas de la Ceprodehi al año en Guerrero se asesinan unos diez homosexuales, los asesinatos ocurrente en las principales ciudades del estado, “nos ubicamos en el quinto estado con más crímenes homofóbicos, la mayoría quedan en la impunidad porque las autoridades se niegan a otorgar justicia”, reclamaron. La fiesta se extendió por toda la noche hasta la madrugada en diversos lugares donde se divierten gay y lesbianas en la capital.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.