Internados, peor que cárceles - La Jornada Guerrero
Usted está aquí: lunes 19 de febrero de 2007 Sociedad Internados, peor que cárceles

El Estado asigna 25 pesos diarios para la manutención de un reo de alta peligrosidad; a los niños internos, 18

Internados, peor que cárceles

RUBICELA MORELOS

CHILPANCINGO, 18 DE FEBRERO. En Guerrero, a un reo de alta peligrosidad del fuero federal se le asigna un presupuesto de 25 pesos diarios para sus tres comidas. En cambio, a niños que están en los internados, muchos por problemas de disfunción familiar, les corresponden 18 pesos y las condiciones de la atención que se les da son deplorables, aseguran los directivos de estas instituciones.

En los internados de Coyuca de Catalán y en Tixtla, habitan y estudian 650 niños menores de 11 años.

En el internado número 21 de Tixtla, según su director, Arturo Ponce Gómez, hay 315 menores –183 hombres y 132 mujeres–, a quienes se da hospedaje, alimento, educación y atención médica. Sin embargo, los 18 pesos diarios no permiten satisfacer esas necesidades.

En su mayoría son menores que provienen de familias disfuncionales, o bien, sus tutores emigran a estados del norte o Estados Unidos.

Los nutriólogos de la SEG recomiendan que cuando menos una vez a la semana les deben dar pescado, pero apenas alcanza para sardina o ensalada de atún; sólo tres veces por semana toman leche.

Otra parte difícil de cumplir, indica Ponce Gómez, es la atención médica. “Tenemos dos médicos y dos enfermeras, pero ni siquiera contamos con un botiquín, y cuando algún niño se enferma tenemos que pedir ayuda a la sociedad para que nos regale medicina”.

La SEG otorga 2 mil 433 pesos al mes para mantenimiento: gas doméstico, lámparas, material para limpieza y otros enseres. “Nomás nos alcanza para cambiar los focos y el gas”, dice el director.

Recordó que cada año los directivos de los internados hacen causa común para presentar a la SEG el cuadro de sus necesidades, pero nunca les hacen caso.

Otra situación de la que se quejó el director es que hasta el momento la SEG no ha construido un muro de contención contra inundaciones. “En cada temporada de lluvias se nos inunda todo; por ejemplo en septiembre pasado se nos metió el agua a las bodegas y todos los colchones se echaron a perder”.

En tanto, Daniel Vega Villanueva, director del internado 20 de Coyuca de Catalán, relata que el Congreso local aprobó un exhorto en el que pide al Ejecutivo estatal que incremente la partida presupuestal a estos centros. Asegura que en el internado que dirige, la mayoría de los habitantes son hijos de migrantes, reos y en el peor de los casos, huérfanos. “Necesitamos apoyo integral, buena comida, médicos, medicinas, sicólogo y buenas instalaciones”, demandó el director.

Recordó que hace tres años se presentó una epidemia de conjuntivitis. La Secretaría de Salud envió brigadas médicas hasta que la situación fue difundida en medios de comunicación.

El director de Readaptación Social del estado, Angel García García, reconoció que a los 150 reos del fuero federal que están en los 18 penales de Guerrero se les asignan 25 pesos diarios para sus tres comidas, siete pesos más que a los niños de los internados y del albergue tutelar.

La vida en el internado

Emiliano, de 9 años, uno de los 350 internos en Coyuca de Catalán, sonríe tímidamente cuando se le pregunta por sus padres.

–Deben de estar en la Sierra, allá en mi pueblo, en Atoyac, trabajando, como siempre.

Cuenta que sus padres son campesinos y lo trajeron a estudiar a este lugar porque no les alcanza el dinero para que fuera a una escuela pública. “Además, parece que esa escuela donde me iban a inscribir ya la cerraron porque los maestros ya no van y también porque ya no hay niños”, señala.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.